Nov 152007
 

Nuestro verbo recordar lleva dentro la palabra corazón. Viene del bajo latín recordare, que se compone del prefijo re- (‘de nuevo’) y un elemento cordare formado sobre el nombre cor, cordis (‘corazón’).

Antiguamente se creía que el corazón era la sede de la memoria. Encontramos vestigios de esta creencia en nuestro verbo recordar y sus equivalentes en otras lenguas románicas, pero también en expresiones como estas:

(1) Francés: apprendre par coeur (literalmente, ‘aprender de corazón’)

(2) Inglés: know by heart (lit. ‘saber de corazón’)

Ortega nos proporciona una hermosa explicación de esta etimología:

El yo pasado, lo que ayer sentimos y pensamos vivo, perdura en una existencia subterránea del espíritu. Basta con que nos desentendamos de la urgente actualidad para que ascienda a flor de alma todo ese pasado nuestro y se ponga de nuevo a resonar. Con una palabra de bellos contornos etimológicos decimos que lo recordamos —esto es, que lo volvemos a pasar por el estuario de nuestro corazón—. Dante diría per il lago del cor [José Ortega y Gasset: El espectador, II, “Azorín: primores de lo vulgar”].

La raíz latina para ‘corazón’ aparece en más palabras del español. Una de ellas es discordia.

 15 de Noviembre de 2007  etimología, léxico

  2 comentarios en “Etimología de ‘recordar’”

  1. Tan interesante como las otras entradas. Felicitaciones.

    Entonces “concordar” significaría “unión de corazón”, o algo similar.

    Saludos.

  2. ¡Claro! Una vez, un profesor de dirección de coro me pedía que dirigiese by heart, y yo pensaba que me pedía que le pusiese más pasión… cuando en realidad me estaba pidiendo que quitara la partitura de delante.