Cómo hacer la introducción en una exposición oral

Uno de los fallos más frecuentes en una exposición oral consiste en saltarse la introducción. Esto es como si al hacer un bocadillo te olvidas de poner la tapa. El resultado puede que sea apetitoso, pero desde luego no será un bocadillo.

¿Y cómo se hace una introducción? Para empezar, tenemos que adelantarle a nuestro público el tema del discurso que va a escuchar y presentarle brevemente el contenido y sus partes. De esta forma estará preparado para irlo asimilando.

Este es también el momento de ganarnos su favor (lo que se llamaba en la retórica clásica captatio benevolentiae). Esto se puede hacer de muchas maneras: con un pequeño chascarrillo que rompa la tensión, demostrando modestia, haciendo referencia a algo que sea importante para las personas que nos están escuchando… Por ejemplo, si estás hablando para un grupo de profesores alemanes de español puedes empezar saludando y diciendo algunas palabras en su lengua. No se trata de que lo digas perfectamente sino de que demuestres interés por ellos para que así puedas enlazar con ellos como personas.

Alguien que simpatiza contigo estará más predispuesto a escucharte. Con un grupo de gente nos comunicamos en dos niveles diferentes: el intelectual y el emocional. Nos van a juzgar por el contenido de nuestro discurso, pero también por la relación humana que sepamos establecer. Es más, si hay discordancia entre lo uno y lo otro, al final pesará más lo humano.

Todo esto no es ninguna moda que se hayan inventado en un curso de comunicación efectiva de estos que se estilan ahora. Venimos haciéndolo así desde los tiempos de la Grecia clásica, cuando los ciudadanos tenían que hablar ante la asamblea para defender sus intereses. Para esto era imprescindible convencer. Y para convencer se vio enseguida que había que empezar preparando bien al público. Fue entonces cuando se estableció la costumbre de, antes de nada, hablar de lo que se va a hablar; y también la de buscar el favor de los oyentes desde el momento en que abrimos la boca.

Si se ha seguido haciendo es porque resulta efectivo. Por eso es uno de esos clásicos que nunca se pasan de  moda.

Comenta este artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

6 pensamientos en “Cómo hacer la introducción en una exposición oral

  1. Miguel Angel.

    Considero que es una opción bastante positva y enriquecedora para quienes se ven en el aprieto de tener que exponer. A mi personalmente me viene como anillo al dedo, ya que precisamente me espera la oportunidad de tener que defender delante de un tribunal una programacion didáctica, con lo cúal tomaré nota de ello.

  2. Karla Patricia Nolasco Guzmán

    He sido maestra de ceremonias por 25 años y en realidad cada comentario que se hace es muy importante a la hora de conducir un evento, ya que este causa bien, una buena o mala impresión y depende de la soltura y el tipo de discurso que se diga, así es el impacto que se genera en el público, se debe moderar el vocabulario ante la diversidad de público que existe y que mejor que hablar de lo que es va ha hablar, Gracias por los aportes, Bendiciones

  3. Mª Jesús Martínez

    Magnífico blog, profesor. Lo recomiendo a mis contactos, muchos, profesores de Lengua de Secundaria.

  4. alex

    me ha parecido un consejo com una metafora bastante util e interesante, espero que me funcione para la exposicion de mañana, gracias y saludos.

  5. alberto alarcón

    Excelente.He encontrado estos consejos muy relacionados con uno de los principios básicos del aprendizaje: la declaración del tema a tratar. Son laudables la claridad y la precisión con que el Dr. Bustos aborda su artículo. Me servirá de mucho para mejorar mis presentaciones en público.

  6. Iñaki Cano

    Para Fernando (11): No hay que buscarle lógica al lenguaje, porque no siempre la tiene. Dices preferir la expresión ante todo… ¿pero es que puede haber algo antes de TODO?

    Esto se está poniendo ontológico por momentos.

Los comentarios están cerrados.