Ene 212009
 

Uno de los desajustes que se pueden dar entre la pronunciación y la escritura es que un fonema o secuencia de fonemas se pueda escribir de maneras diferentes. Esto es lo que se denomina heterografía.

Ocurre en nuestra escritura, por ejemplo, con el fonema /b/, que admite las grafías <b> y <v>. Las palabras baca y vaca se pronuncian exactamente igual, es decir, son heterógrafos de /báka/. Otro tanto se puede decir de <g> y <j> en las secuencias <ge>, <gi>, por un lado, y <je>, <ji>, por otro lado.

En las variedades seseantes del español, es decir, en la mayoría, se multiplican los casos. Así, <za>, <zo>, <zu> y <sa>, <so>, <su> son heterógrafos de /sa/, /so/, /su/. Un sevillano leerá igual Me voy de caza y Me voy de casa. Por eso, para evitar disgustos familiares (y alguna que otra alegría) se ha convertido en habitual decir Me voy de cacería.

No hay que ser ningún águila para darse cuenta de que la heterografía es fuente de abundantes faltas de ortografía. ¿Quién no ha dudado alguna vez entre coger y cojer?

 21 de Enero de 2009  escritura, lengua oral, ortografía

  5 comentarios en “Heterografía”

  1. Muy estimado Alberto:

    Se ven, a diario, en el uso efectivo del idioma de Cervantes, muchísimas manifestaciones erróneas debidas a esa confusión entre las distintas maneras de representar gráficamente un sonido.

    Hace unos días, estaba yo en Valparaíso, ciudad chilena, y vi, en una placa, un mensaje de interdicción de cruzar ‘ni a oxidente ni a oriente de la calle’, debido a obras de reconstrucción del pavimento. De pronto, uno se sorprende con la escritura, luego se da cuenta de que es casi lógica, pues si se dice ‘examen’, ‘éxodo’ y ‘exigir, también se puede decir ‘oxidente’.

    Lamentablemente, no tenía mi cámara fotográfica, en aquel momento, para registrar lo visto.

    Saludos,

    Isac Nunes

  2. Buenos días (tardes allá),

    Los ejemplos dados corresponden siempre a una opción correcta y otra (u otras) incorrectas.

    En inglés, por el contrario, hay casos en los que es correcto escribir la misma palabra de dos formas diferentes: color y colour, center y centre, por ejemplo. ¿Hay casos así en español?

    Saludos,

    Juan Agudelo

  3. Estimado Juan:
    Que me corrija Alberto, pero creo que en español no se producen esas diferencias de grafía que sí ocurren entre el inglés hablado en los EE.UU (color) o en el Reino Unido (colour).

    Sin embargo, como peruano que soy, sí se me ocurren un par de ejemplos que tienen más bien que ver con las variedades seseantes a las que nuestro anfitrión se refiere al principio de este artículo; me refiero a CUZCO y Cusco (capital del imperio de los incas), NAZCA y Nasca (sede de las famosas líneas y de la cultura precolombina y pre-incaica). Tanto uno como otro caso están admitidos por la academia peruana de la lengua.

    Alberto, aprovecho para agradecerte tu labor en este magnífico blog.

    Saludos cordiales a todos,
    M.A. 🙂

  4. Se me ocurrieron algunos ejemplos, relacionados con las tildes opcionales: video y vídeo, icono e ícono son ambas válidas según la RAE.

  5. Hola a todos, gracias por vuestros comentarios y por leer el blog.

    En la ortografía del inglés hay variantes regionales como las que señalan DeepField y Miguel Ángel. En la nuestra, en cambio, no es así, salvo detalles como los que nos comenta Miguel Ángel, aunque Chile sí que tuvo su propia ortografía entre 1844 y 1927. Fue un sistema desarrollado por Andrés Bello que era más fiel a la fonología.

    La ortografía del español por lo general admite una única forma para cada palabra, aunque mantiene algunas alternancias (pocas) como “endivia” y “endibia”, “Servia” y “Serbia”, “hierba” y “yerba”.

    Isac se refería a algunas confusiones curiosas de los hablantes seseantes. La diferencia entre , y es un auténtico quebradero de cabeza para muchas personas. La ortografía es conservadora y por eso mantiene distinciones que han dejado de existir para muchos hablantes. Prima en esto a los hablantes de variantes fonéticamente más conservadoras en las que sí se mantienen esas distinciones. El hablante castellano no tiene esos problemas (pero tiene otros, no os preocupéis).

    No sabéis la alegría que me da ver aquí a personas de lugares tan diferentes hablando de ortografía.

    Saludos