Jun 262013
 

Es un error poner una coma después de pero. Por ejemplo, la coma de (1) está de más:

(1) Pero, lo podremos solucionar.

Este error es muy frecuente cuando se abre una interrogación justo después de la conjunción pero:

(2) Pero, ¿a qué viene esto?

Lo correcto es escribir el ejemplo así:

(3) Pero ¿a qué viene esto?

Lo que nos induce a error es la pausa que aparece en esa posición en la lengua hablada. Sin embargo, las comas no están ahí para hacer de semáforos, es decir, su función no es indicarnos cuándo tenemos que detenernos y cuándo tenemos permiso para avanzar. Las comas sirven para darnos pistas sobre la estructura de las oraciones. Ni más ni menos.

Lo que sí puede aparecer después de pero son dos comas. En ese caso, lo que tenemos entre manos es un inciso, como aquí:

(4) Pero, naturalmente, nadie puede garantizar el resultado.

Naturalmente es un elemento que está, como si dijéramos, incrustado en (4). Es un cuerpo extraño que podemos eliminar sin que cambie el sentido de la oración (haz la prueba). Por eso lo aislamos entre comas.

En resumen, si tenemos una sola coma después de pero, mal vamos. Si lo que hay son dos, ya es otra cosa. Y no olvides que sí es necesaria la coma delante de pero.

 26 de junio de 2013  conjunción, ortografía

  2 comentarios en “No hay coma después de ‘pero’”

  1. Es la primera vez que veo esto: “Pero ¿a qué viene esto?”.
    Pensé que siempre que se escribe una interrogación a mitad de oración hay que separarla con una coma.
    ¿Hay otro ejemplos en los que pueda ocurrir algo similar?

    • El signo de apertura de interrogación simplemente indica en qué parte de un enunciado empieza la interrogación. No interfiere con los otros signos de puntuación. Por el hecho de que aparezca ese ahí, no hay ni que poner ni que quitar ningún otro.