Nombre del remitente en correos electrónicos

Tu nombre es, junto con el asunto, lo primero que va a ver el destinatario de tus correos. Por eso tienes que cuidar la presentación. Es la primera impresión que va a recibir la otra persona y, además, habla sobre ti, te retrata. Si no te molestas en escribir bien tu nombre, ¿qué se puede esperar de lo demás?

Lo primero que tiene que quedar claro es que siempre hay que poner el nombre. En ningún caso debe aparecer en su lugar una mera dirección de correo electrónico. Vete a la configuración de la cuenta y busca la opción correspondiente. Escribe tu nombre en la forma en que deseas que aparezca, pero teniendo en cuenta seis recomendaciones.

1. Los mensajes deben mostrar tu nombre y al menos un apellido. No es suficiente con el nombre de pila. ¿Cómo quieres que sepa el destinatario de quién son todos esos correos enviados por Pepe, Elena o Jacinto?

2. Utiliza la forma por la que te conozca normalmente la gente. Si te llamas Rosario de la Cruz, pero todo el mundo te conoce como Charo de la Cruz, no tiene mucho sentido que emplees el nombre oficial. Si se trata de una dirección de correo profesional, debes emplear la forma socialmente aceptable con que te conozcan. Puede que tus amigos te llamen Chuchili, pero quizás entre tus clientes seas más conocido como Jesús Ramírez.

3. Utiliza correctamente las mayúsculas y las minúsculas. Tan malo es poner todo el nombre en minúsculas como ponerlo todo en mayúsculas. O sea, ni rosa del prado ni ROSA DEL PRADO, sino Rosa del Prado. Por cierto, existen algunas reglas para el uso de las mayúsculas en apellidos. Te conviene mirarlas.

4. Pon las tildes correctamente. Las reglas de acentuación también rigen para los nombres de personas.

5. Ten cuidado con los sistemas que asignan un nombre automáticamente a partir de una base de datos. El correo institucional de la Universidad Complutense es famoso por hacer esto. Así es como uno se entera de que su colega Lola Fuertes se llama en realidad Dolores Fuertes de Barriga. Busca y rebusca entre las opciones de la cuenta y si no das con la forma de cambiar el nombre, persigue a los informáticos de la casa.

6. Si mantienes correspondencia electrónica con personas de otros países, el sistema hispánico de dos apellidos puede crear confusión. Elena Goicoechea Pérez tiene muchas posibilidades de convertirse en Mrs. Pérez. Valora la posibilidad de utilizar solamente un apellido. Si no quieres renunciar a tu segundo apellido, lo que hace mucha gente es enlazarlos con un guion: Goicoechea-Pérez (le doy las gracias a Tirs Abril por esta idea).

Cuando compruebes todos estos puntos, viene la prueba del algodón. Antes de escribir a nadie, mándate un correo a ti mismo para asegurarte de que el nombre se muestra correctamente. Ya de paso puedes comprobar la firma, la tipografía y otros elementos del mensaje.

Comenta este artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

3 pensamientos en “Nombre del remitente en correos electrónicos

  1. Tirs Abril

    Bueno, un par de comentarios:
    1) Si tienes nombres raros como el mío y escribes al extranjero(sí, lo que he puesto en “Nombre” es mi nombre real), no es mala idea añadir un “(Mr.)”, así entre paréntesis y detrás, para evitar que algún chino despistado quiera ligar contigo (me ha pasado). Encima, mi apellido todavía provoca más confusión al respecto.
    2) Respecto a lo del punto 6, lo de los dos apellidos para mensajes al extranjero, una buena idea puede ser separarlos con un guión (Goicoechea-Pérez); vale que formalmente no es correcto, pero ayuda a que los extranjeros perciban y traten el par de apellidos como una sola unidad.
    3) Así sin propósito genérico, recordad que en Asia (y en algunos países de Europa en ámbitos formales u oficiales) el apellido se escribe primero. Por ello, no os sorprendáis si algún japonés os llama “Mr. Pepe” como si os conociera de toda la vida.

  2. Gazpaxo

    Hola Gerardo, no, no creo. En mi empresa se usan esas mismas reglas para asignar una dirección de correo y de todas maneras mi nombre aparece escrito completo y correcto. Nunca asumiría que lo que aparece en una dirección es el nombre de la persona por muy evidente que parezca.

  3. Iñaki Cano

    Mi amiga Rocío es docente en una universidad alemana. Y los informáticos determinaron, por su cuenta y riesgo, que el nombre de una mujer española no podía terminar en -o. Por lo tanto, su correo institucional es rocia arroba.

Los comentarios están cerrados.