Abr 242014
 

Cuando la coma coincide con un signo de admiración de cierre, se debe escribir primero el signo de admiración y después la coma:

(1) ¡Niños!, venid aquí ahora mismo.

Este orden es fijo y viene dictado por las normas ortográficas y la tradición ortotipográfica.

La presencia de la coma en esta posición tiene consecuencias ortográficas adicionales. Normalmente, después del cierre de admiración se empieza a escribir con mayúsculas porque el signo correspondiente ya contiene un punto. Sin embargo, la coma anula, por decirlo de algún modo, ese punto. En consecuencia, después de ella hay que escribir en minúscula. Podemos ver esto en el ejemplo (1) y también en este otro, en el que se concatenan varias expresiones entre signos de admiración:

(2) ¡Horror!, ¡terror!, ¡furor!

Antes de terminar, podemos aclarar que la presencia o ausencia de la coma antes del signo de admiración de apertura no presenta ninguna particularidad. Su uso se puede deducir sin problema a partir de las reglas generales.

 24 de Abril de 2014  ortografía

  Un comentario en “Coma y admiración”

  1. Interesante, como siempre.