Ene 312014
 

Sorprender a alguien in fraganti viene a ser lo mismo que pillarle con las manos en la masa, o sea, mientras está haciendo algo indebido, como en este ejemplo:

(1) También se considerará delincuente in fraganti aquel a quien se sorprendiere inmediatamente después de cometido un delito con efectos, instrumentos o vestigios que permitan presumir su participación en él [Ley de Enjuiciamiento Criminal (España)].

No hay necesidad de escribir in fraganti en cursiva ni entre comillas porque es castellano puro y duro, aunque pueda parecer latín. En realidad es la deformación del latinismo in flagranti (delicto), es decir, ‘en flagrante delito’.

La alternancia fla-gra era difícil de pronunciar para los órganos fonadores castellanos y lo sigue siendo. Si no me crees, prueba a leer esto en voz alta sin trabucarte:

(2) Se produjo una gran deflagración.

Por eso la ele de flagranti acabó convertida en erre, mientras que lo que había sido una erre desapareció. Cuando todos los hablantes se ponen de acuerdo en trabucarse, ya no hay error, sino que eso se convierte en norma. In fraganti acabó recogido en el diccionario y hoy es una expresión perfectamente correcta que a veces se usa con tintes humorísticos.

Admite la grafía en dos palabras (in fraganti) y también en una sola (infraganti). Puedes utilizar tranquilamente la que más te guste.

No debemos decir en infraganti porque la idea de ‘en’ ya está presente y su uso sería redundante.

Y ya está. Si sigues estas recomendaciones, nadie te pillará con las manos en la masa utilizando el vocabulario incorrectamente. Perdón, quería decir in fraganti.

 31 de Enero de 2014  léxico

  Un comentario en “In fraganti”

  1. Yo he utilizado mucho esta expresión, pero no sabía que era puramente castellana y estaba reconocida, porque como dice el artículo parece más del latín.

    Muy interesante!!!!!!