Feb 192014
 

No hay una regla fija e inamovible para la formación del plural de las marcas comerciales. Lo que sí se puede reconocer es una tendencia que depende de la terminación de la palabra.

a) Si el nombre de la marca acaba en vocal, suele formar el plural de manera totalmente regular con una -s:

(1) Últimamente están abriendo Mangos por todas partes.

(2) Ponme dos Fantas sin hielo.

b) En cambio, los nombres de marcas que terminan en consonante suelen mantenerse invariables en plural:

(3) A mí siempre me gusta tener un par de Jaguar en reserva en el garaje.

(4) Ponme dos Macallan sin hielo.

Lo anterior se refiere a la pronunciación y no a la escritura. Teniendo en cuenta que muchos nombres de marca son extranjeros, este detalle es importante. Fíjate en este ejemplo:

(5) Cariño, ¿no encuentras los Rolls-Royce tremendamente aburridos?

Si pronunciamos la marca de coches de (5) como [rróls-rróis], entonces el plural es los Rolls-Royce. Otra cosa sería que leyéramos eso como si fuera español, o sea, [rróls-rróize] en mi variedad de español o [rróls-rróise] en casi todas las demás. Esa es una opción que siempre está ahí con la pronunciación de las palabras extranjeras.

En caso de duda, te recomiendo que te atengas al uso expuesto en a) y b); pero tampoco te sorprendas si encuentras excepciones. No son propiamente errores, sino muestras de la variación que resulta normal en una lengua con cuatrocientos millones de hablantes repartidos a lo largo y ancho de la tierra.

 19 de Febrero de 2014  morfología