Mar 182015
 

La palabra saxofón está formada sobre las raíces Sax y phone. La segunda es una palabra griega que significa ‘sonido’ (cosa bastante lógica tratándose de un instrumento musical). La primera es nada más y nada menos que el apellido de su inventor: Adolphe Sax. O sea, el saxofón no es otra cosa que ‘el sonido del señor Sax’.

Sax en realidad se llamaba Antoine-Joseph de nombre de pila, pero todo el mundo le conocía como Adolphe. Fue un fabricante de instrumentos musicales belga que vivió en el siglo XIX. El saxofón no fue el único instrumento que bautizó con su nombre. También le debemos el saxhorn, es decir, ‘el cuerno de Sax’ (entiéndase cuerno en el sentido de ‘instrumento musical’, naturalmente). Este nombre se tradujo al español como saxhorno o saxcorno. El instrumento en cuestión triunfó entre las bandas militares y fue muy utilizado en la Guerra de Secesión estadounidense.

Lo que podemos aprender de esta historia es que cada vez que un músico toca el saxofón está proclamando a los cuatro vientos la fama de Adolphe Sax, que mucho después de morir sigue vivo en el nombre de los instrumentos que inventó.

 18 de Marzo de 2015  etimología, léxico