Mar 032016
 

Tenemos un puñado de sustantivos en español que forman femeninos en -esa. Los principales son los siguientes:

(1) alcalde > alcaldesa

(2) conde > condesa

(3) barón > baronesa

(4) marqués > marquesa

(5) abad > abadesa

(6) príncipe > princesa

(7) guarda > guardesa

Hay alguno más que alterna con femeninos en -a, pero se trata de formas que tienen un uso bastante escaso:

(8) diablo > diablesa/diabla

(9) vampiro > vampiresa/vampira

Como vemos, el grupo de sustantivos que forma femeninos en -esa es bastante reducido, por lo que ocupa una posición marginal dentro del sistema de género. Sin embargo, esta terminación mantiene una cierta productividad en la lengua actual: todavía da lugar a nuevos femeninos aunque sea con cuentagotas. En las últimas décadas han surgido, como mínimo, dos: choferesa (< chófer) y lideresa (< líder). Veamos un par de ejemplos:

(10) Las familias descubren en ella a la lideresa que necesitaban para actuar con ímpetu [Laura Castellanos: México armado].

(11) De máxima autonomía y autoridad parece gozar la choferesa oficial que nos lleva a Bingmayong, la famosa tumba de los guerreros de terracota [Antonio Colinas: La simiente enterrada: un viaje a China].

No obstante, en estos dos últimos casos, también es correcto utilizar líderchófer como comunes en cuanto al género (el líder, la líder; el chófer, la chófer). El sustantivo mantiene entonces la misma forma para el masculino y femenino. Son los determinantes y adjetivos los que nos permiten percatarnos del género del nombre en cuestión, como ocurre en (12) y (13):

(12) Sin duda, ha sido una líder nata durante toda su trayectoria [Edurne Pasabán y Angélica del Carpio: Objetivo: confianza].

(13) Tenemos allí el Rolls-Royce blindado, con Valentina, la chófer, esperando dentro [Juan Bas: Ostras para Dimitri].

Conviene aclarar antes de terminar que la palabra chófer presenta una variante chofer. Esta última mantiene la acentuación aguda propia del francés, que es la lengua de donde la tomamos prestada en su día. La primera variante es la de uso normal en España, mientras que la segunda es la que predomina en América. Ambas son correctas.

 3 de marzo de 2016  ,