¿Cómo va a ser el examen?

Hola, agente (casi), el tribunal es el único que sabe cómo va a ser la prueba de ortografía de Escala Básica de la Policía Nacional. Pero hay algunas cosas que tú puedes hacer para anticiparte. Y, sobre todo, hay unos cuantos conceptos que necesitas tener claros para enfrentarte en condiciones de éxito a este ejercicio de la oposición.

Los miembros del tribunal pueden crear la prueba que les parezca más conveniente. Tan solo tienen que respetar los límites de la convocatoria. La de 2020 dice exactamente esto sobre la prueba de ortografía:

Consistirá en la contestación por escrito a un cuestionario para evaluar la capacidad ortográfica del/de la opositor/a. Para la corrección de la prueba se utilizarán las entradas propias que figuren en el Diccionario de la lengua española, obra lexicográfica de referencia de la Academia.

[Resolución de 27 de agosto de 2020, de la Dirección General de la Policía, por la que se convoca oposición libre para cubrir plazas de alumnos/as de la Escuela Nacional de Policía, de la División de Formación y Perfeccionamiento, aspirantes a ingreso en la Escala Básica, categoría de Policía, de la Policía Nacional]

Aquí hay dos partes. Una tiene que ver con el formato de la prueba y la otra, con el criterio de corrección. Vamos con el formato. Según la convocatoria, este tiene que consistir en contestar por escrito a unas preguntas sobre ortografía o, en lenguaje del BOE, «la contestación por escrito a un cuestionario para evaluar la capacidad ortográfica».

Como ves, los límites son amplios. Es válida cualquier prueba, con tal de que respete este texto de la convocatoria. ¿Cien palabras sueltas lo respetan? Sí. Entonces vale. Pero también se pueden decidir por otro formato. Antiguamente era detectar errores en oraciones. ¿Valdría si lo quisieran rescatar para la prueba de ortografía de este año? Valdría. ¿Y podría ser otro formato completamente diferente? Podría. Mientras te hagan contestar por escrito a preguntas sobre ortografía, va a ser una prueba válida porque se ajusta a lo establecido en la convocatoria.

El tribunal puede cambiar el formato en cualquier momento. De hecho, lo modifican cada cierto número de años. Esto tiene su lógica. El examen de ortografía es una criba. Sirve para cribar a las personas que se presentan a esta oposición. ¿Qué pasa? Que cuando la gente se va familiarizando con el formato, cada vez resulta más difícil filtrar porque los aspirantes lo van haciendo mejor. La nota de corte en 2019 fue un 6,2. Eso te indica que la gente resolvió la prueba muy bien. Y, por eso, hubo que subir la nota.

Si yo fuera miembro de un tribunal y me percatara de que la criba no me está foncionando, lo que haría sería cambiar el sistema. Así pillaría desprevenida a la gente y me quitaría de en medio a muchos incautos.

¿Te va a tocar a ti un cambio de examen? Puede tocarte, pero también puede no tocarte. Tú imagínatelo como el terremoto de San Francisco. Todo el que vive en esa ciudad de Estados Unidos sabe que en algún momento va a llegar un cataclismo que lo va a dejar todo patas arriba. Puede ocurrir mañana o puede que tarde cien años. Mientras tanto, la gente va haciendo su vida.

En esta oposición (y en casi todas) sucede algo parecido. En algún momento temblará la tierra. Mientras tanto, nos iremos fijando en lo que ocurrió en convocatorias anteriores porque es la referencia que tenemos el común de los mortales. Desde 2015, el examen ha consistido en un test formado por 100 palabras sueltas, que es el formato que estás practicando en el curso de ortografía Policía con Mayúscula.

Y la otra parte del texto de la convocatoria se refiere al criterio de corrección: las famosas entradas propias. Dice lo siguiente:

Para la corrección de la prueba se utilizarán las entradas propias que figuren en el Diccionario de la lengua española, obra lexicográfica de referencia de la Academia.

[Resolución de 27 de agosto de 2020, de la Dirección General de la Policía, por la que se convoca oposición libre para cubrir plazas de alumnos/as de la Escuela Nacional de Policía, de la División de Formación y Perfeccionamiento, aspirantes a ingreso en la Escala Básica, categoría de Policía, de la Policía Nacional]

Esto es una novedad de 2020. Antes, la convocatoria no entraba en esta cuestión. Era algo que se dejaba abierto y se concretaba el día del examen. Como daba pie a reclamaciones, han decidido dejarlo bien amarrado desde el principio.

Ya hemos hablado de entradas propias en lecciones anteriores. Lo que te viene a decir este texto es que para decidir lo que es correcto o no es correcto van a irse al Diccionario de la lengua española y van a teclear la palabra en cuestión en el recuadro de búsqueda. Si pulsan enter y esa forma específica sale ahí con un rotulito azul y con su correspondiente artículo debajo, la van a dar por correcta. Todo lo demás no vale.

Esto te puede gustar más o te puede gustar menos, te puede hacer el examen más fácil o más difícil, pero es el criterio que hay.

Me interesa que te queden claras dos ideas:

  1. Que el examen haya sido de una forma en convocatorias anteriores no te garantiza que vaya a ser igual este año, que es cuando tú te presentas.
  2. Este año por lo menos sabes cuál es el criterio de corrección.

El criterio nos gustará más o nos gustará menos, pero hay un criterio. Y vamos a trabajar con él.