Ejercicio

1. La proliferación de comas puede indicar que me conviene dividir ese enunciado.
2. En general, las comas opcionales son más fáciles que las obligatorias (al fin y al cabo, no es una falta ni el ponerlas ni el no ponerlas).
3. Las comas opcionales se pueden eliminar, pero es una mala costumbre.
4. El utilizar más comas opcionales o menos es una decisión puramente personal que depende únicamente de mi estilo.
5. Si una coma opcional previene confusiones, conviene ponerla.
6. La longitud es un factor importante para decidir si usar una coma opcional.
7. La proliferación de comas entorpece el flujo de la lectura.
8. Si elimino una coma opcional una vez, ya tengo que hacerlo siempre igual en el mismo texto.
9. Es preferible utilizar muchas comas antes que recurrir a signos como el punto y coma o los dos puntos.
10. En el uso de las comas opcionales vale más pecar por exceso que por defecto.