Origen de los adverbios terminados en -mente

Los adverbios terminados en -mente (por ejemplo, sinceramente) no existían en latín. Son una innovación de las lenguas románicas. Surgen de expresiones como esta:

(1) Clara mente (‘con mente clara’)

Lo que tenemos en el ejemplo (1) es un adjetivo (clara) combinado con el sustantivo mente. El sustantivo y el adjetivo están en caso ablativo, que era el del complemento circunstancial. Esta combinación podía aparecer en oraciones de este tipo:

(2) Te lo digo con la mente clara.

Al principio, los adjetivos tenían que ser compatibles con el significado de mente. Después mente se va vaciando de significado hasta quedar convertido en un elemento que sirve para formar adverbios a partir de adjetivos. La pérdida de significado va acompañada de la pérdida de libertad en el plano formal: deja de ser una palabra independiente para convertirse en un sufijo que forzosamente va ligado a un adjetivo.

Todavía encontramos un indicio de su origen en el hecho de que el adverbio se construya a partir de la forma femenina del adjetivo. El sustantivo mente era y es femenino y el adjetivo tenía que concordar con él.

Encontramos otro rastro de su procedencia en el doble acento que presentan estos adverbios en la lengua oral; decimos:

(3) Cláraménte

Tanto el adjetivo como el sufijo adverbializador -mente llevan su propio acento como recuerdo de que en su día fueron palabras independientes. Esto es excepcional en nuestra lengua. Lo normal es que los compuestos lleven un solo acento, por ejemplo sacacórchos, donde el acento recae únicamente sobre el segundo componente.

También en la lengua escrita, la acentuación de los adverbios en -mente es particular: solo lleva tilde el adverbio si el adjetivo la lleva por sí solo, como pidamente.

Hay una peculiaridad más que se explica por su origen. Cuando se coordinan dos adverbios en -mente, lo normal es que el sufijo únicamente aparezca en el segundo:

(4) Este es un punto de vista general en todos los asuntos políticos: cuanto se haga, hay que hacerlo honrada y sinceramente [Ángel Ganivet: Idearium español].

Esto no ocurre con otros sufijos. Es el antiguo sustantivo independiente que asoma una vez más.

El sustantivo latino mens, mentis se ha roto en dos en su paso al castellano y a las otras lenguas románicas: un nombre mente que es su sucesor directo y un sufijo adverbializador -mente. Hoy los hablantes no reconocen ninguna relación entre uno y otro a pesar de que históricamente son hermanos y tienen la misma forma. Es normal: los hablantes se dedican a hablar y no a hacer historia de la lengua. ¡Por suerte!

 

2 pensamientos en “Origen de los adverbios terminados en -mente

  1. Valeria

    Este blog es excelente!! Por fin puedo dejar de buscar las respuestas que me gustaría leer en la página de la RAE!

  2. marta

    ¡Qué bueno! El abuso de los adverbios terminados en -mente ha creado una corriente contraria: uso cero. Y yo creo que en muchas ocasiones son de lo más pertinentes. Pues eso, que ando buscando argumentos para defender mi postura y me encontré con este blog que seguro visitaré a menudo.

    Gracias.
    M.

Los comentarios están cerrados.