Gentilicios, con minúscula

Los gentilicios son denominaciones que expresan la procedencia geográfica o la nacionalidad de las personas. Se escriben siempre con minúscula, por ejemplo:

vallecano (del barrio madrileño de Vallecas),
bogotano (de la ciudad de Bogotá),
manchego (paisano de don Quijote),
veracruzano (del estado mexicano de Veracruz o de la ciudad del mismo nombre),
escandinavo (de la región europea conocida como Escandinavia),
aleutiano (de las islas Aleutianas),
costarricense (de la República de Costa Rica),
centroamericano (de Centroamérica),
africano (de África),
terrícola (del planeta Tierra).

También pueden ser regiones o gentes imaginarias:

—atlante (de la isla fabulosa de la Atlántida),
—marciano (no consta que existan, pero podemos hablar de ellos y hasta hacer películas).

Quedan aquí incluidas denominaciones que no tienen por qué ser estrictamente geográficas, sino más bien étnicas, raciales o culturales (sean lo que sean tales conceptos):

—indoeuropeo,
—celta,
—romaní, rom, gitano,
—eslavo,
—bantú,
—pigmeo,
—maorí.

Hay que evitar, sobre todo en las traducciones, la tendencia a escribir gentilicios y similares con mayúscula como en inglés.