Feb 012012
 

En los nombres de calles, carreteras, plazas, etc. se escribe en minúscula el nombre genérico que explica el tipo de vía de que se trata; y con mayúscula inicial, la expresión que propiamente constituye su nombre. Por ejemplo, en calle del Príncipe se deja en minúscula el genérico calle y se comienza con mayúscula Príncipe, que es el nombre de la vía. Veamos un ejemplo más amplio:

(1) La manifestación partirá de la glorieta de Carlos V, subirá por la calle de Atocha y concluirá su recorrido en la plaza de Jacinto Benavente.

De la misma manera se procede con otros tipos de vías urbanas: paseo de la República Argentina, avenida de la Constitución, cuesta de San Vicente, costanilla de los Ángeles, callejón del Codo, travesía de Simón Bolívar, corredera de San Miguel, camino de los Olivares, etc.

La regla se aplica igualmente a las vías interurbanas:

(2) La autopista del Mediterráneo ya enlaza con la circunvalación de Alicante.

(3) La carretera Panamericana se conoce también como ruta Panamericana.

(4) La antigua carretera nacional IV atravesaba Aranjuez. Hoy ha sido sustituida por la autovía del Sur, más conocida como autovía de Andalucía.

Se escribirán también así los nombres de las calzadas romanas cuando se las trate como a cualquier otra vía. Consecuentemente, tendremos grafías como vía Augusta y vía de la Plata. No obstante, atendiendo a su carácter histórico, se les puede dar el tratamiento excepcional al que nos referimos en el párrafo siguiente.

Una excepción a la norma general afecta a vías históricas y a las que se han convertido en denominaciones turísticas. Se consideran nombres propios en su totalidad y requieren, por tanto, el uso de mayúscula al principio de todas sus palabras significativas: Ruta de la Seda, Vía de la Plata (véase también el párrafo de arriba), Camino de Santiago, Ruta de Carlos V, etc.

La otra excepción la hacemos cuando el sustantivo genérico va pospuesto al nombre de la vía. Suelen ser denominaciones extranjeras. Se aplica la mayúscula inicial al sustantivo genérico tanto si va traducido (Quinta Avenida) como si se mantiene en la lengua original (Wall Street, Sunset Boulevard, Trafalgar Square).

 1 de febrero de 2012  ortografía

  3 comentarios en “Mayúscula y minúscula en calles, carreteras, plazas y otras vías”

  1. Consulto también sobre los nombres de las calles dedicadas a santos. ¿Debe ponerse calle de san Miguel, o calle de San Miguel?
    Creo que en esos casos San Miguel es nombre propio, como calle. Por ejemplo si quedo con alguien en ‘San Miguel’, sabiendo ambos que es una calle, y lo escribo:
    -¿Dónde nos vemos?
    -En San Miguel

  2. Hola Alberto:

    ¿Y si el sustantivo genérico parece que ha pasado a formar parte del nombre? ¿Debemos decir calle Mayor o Calle Mayor, plaza Nueva o Plaza Nueva, calle Grande o Calle Grande?

    Y para los carteles informativos en las carreteras, ¿qué es lo correcto, Río Segura o como pone en las señales de tráfico, río Segura, Ferrocarril Linares – La Carolina o como pone en las señales de tráfico, ferrocarril Linares – La Carolina?

    Gracias por tu atención

  3. Mariano, Rochitas, Francisco:

    Se debe escribir: corredora de San Miguel, calle de San Pablo, plaza San Juan, ciudad de San José etc.
    En este caso, “San” forma parte del nombre integral de la calle o del lugar hablado.

    Cuando se trata del santo en cuestión, se escribe “san Miguel”. En este caso, san es el genérico (minúscula) y Miguel el nombre propio.
    “Mi gustó este libro sobre la vida de san Pablo.”

    Ramón:
    En los carteles de carretera, como en los mapas, se utiliza la mayúscula porque es el principio del enunciado. Como para empezar una frase, se utiliza la mayúscula.
    Fuera de este contexto, la mayúscula debe limitarse al nombre propio o específico de un elemento, o cuando se trata del nombre de una entidad decisiva. No hay problema en decir:”Voy a la calle Mayor”. “Tomaré el tren del ferrocarril Linares-Carolina”.