Ene 142015
 

Como norma general es un error escribir dos puntos después de una preposición. El siguiente ejemplo es incorrecto:

(1) Una novela clásica consta de: planteamiento, nudo y desenlace.

El uso de los dos puntos en (1) es una falta de ortografía. Lo que hay que escribir en una oración como esa es lo siguiente:

(2) Una novela clásica consta de planteamiento, nudo y desenlace.

Hay una prueba muy fácil para saber si los dos puntos están de más: quítalos. Si el resultado es una secuencia correctamente puntuada, es que no tienen que estar ahí.

Solo es disculpable el uso de los dos puntos tras una preposición cuando lo que viene después es una enumeración en la que cada elemento ocupa una línea independiente:

(3) Este adhesivo se puede emplear con:

-polipropileno

-polietileno

-teflón

Digo que es disculpable porque lo que verdaderamente conviene aquí es utilizar algún elemento introductor para la enumeración, por ejemplo:

(4) Este adhesivo se puede emplear con los siguientes tipos de plástico:

-polipropileno

-polietileno

-teflón

Mucha gente tiende a utilizar dos puntos en contextos como el del ejemplo (1) porque a veces hacemos una pausa en esa posición para añadir énfasis. Sin embargo, es un error tratar de reflejar esa pausa mediante los dos puntos. La función de los signos de puntuación no consiste en indicarnos dónde podemos o debemos detenernos en el discurso oral. Bastante tienen con señalarnos las relaciones estructurales dentro de la lengua escrita.

 14 de Enero de 2015  norma, ortografía, preposición