Ene 192015
 

Modisto es una palabra curiosa porque se trata de uno de los pocos casos en que se ha creado un masculino cambiando la terminación de un sustantivo común en cuanto al género.

Un modisto es un hombre que se dedica a la alta costura. Este texto refleja muy bien la noción que encierra este sustantivo:

(1) La juventud está motivada por las espectaculares trayectorias de famosos diseñadores, tales como Óscar de la Renta, Gianni Versace, Giorgio Armani y otras celebridades de la alta costura que empezaron en un pequeño taller. Estos grandes maestros gozan de la atención de la prensa y se han convertido en figuras públicas. Un modisto ambicioso, inteligente y tenaz puede llegar a ser un gran industrial [Larissa Lando: Diseño de modas].

La palabra modisto surge cuando algunos hablantes empiezan a sentir la necesidad de diferenciar la actividad industrial y prestigiosa de un hombre que se dedica a la alta costura frente al significado tradicional de modista. Esta última forma en principio vale para el masculino y el femenino (el modista, la modista), igual que ocurre con los muchos sustantivos en -ista que encontramos en español: el turista, la turista; el anestesista, la anestesista, etc. Sin embargo, en la práctica modista se aplicaba solamente a mujeres que se dedicaban a una actividad artesanal que generaba unos ingresos modestos (todo ello, difícilmente comparable con el glamour de un Óscar de la Renta o un Gianni Versace).

De esta manera se ha hecho un desgarrón en un paradigma morfológico como es el de los sustantivos terminados en -ista. Sin embargo, esta innovación no ha generado una polémica comparable a la de los intentos de crear formas específicamente femeninas para ciertos sustantivos.

La diferencia de actitud ante unas innovaciones y otras se puede deber, ciertamente, a la frecuencia de uso un tanto limitada de un nombre de profesión como modista. También podría obedecer a otros motivos, pero si nos decidiéramos explorarlos, probablemente rebasaríamos los límites de la lingüística y nos adentraríamos en los de otras disciplinas como la sociología o la psicología. Por eso prefiero que cada cual haga su propia reflexión.

 19 de enero de 2015  morfología, sustantivo