Nov 122014
 

A veces podemos encontrar las formas del imperfecto de subjuntivo (amara) empleadas con valor de pretérito de indicativo, como aquí:

(1) De hecho, el que fuera el segundo candidato más votado en las últimas elecciones cree que Bartomeu es merecedor de una moción de censura [Lainformacion.com: 11-11-2014].

Lo que se nos están queriendo decir en este ejemplo es en realidad esto otro:

(2) El que había sido el segundo candidato más votado en las elecciones cree que Bartomeu es merecedor de una moción de censura.

Este es un uso que, si bien no se puede considerar incorrecto, requiere unas cuantas advertencias:

a) Solamente aparece en contextos muy limitados; por lo general, en oraciones de relativo, tal como ocurre en (1): el que…

b) Únicamente es posible con las formas en -ra del imperfecto de subjuntivo (amara), nunca con las formas en -se (amase). Es un error utilizar estas últimas con este valor. Este es uno de los pocos casos en que una y otra no son plenamente equivalentes. El motivo se desprende de lo que explicaremos en c).

c) Se trata de un arcaísmo. La forma amaveram tenía en latín el valor de pluscuamperfecto de indicativo, por lo que se traduce al español como ‘yo había amado’. Esa forma latina fue adquiriendo en castellano su valor actual de subjuntivo y al hacerlo confluyó con amase. Ocasionalmente, en usos como el de (1) puede reaparecer su viejo valor latino. Esto no es posible, en cambio, con amase porque nunca tuvo tal valor.

d) No es un estilo muy aconsejable, ni siquiera medianamente pasable. Si lo que quieres decir es ‘el que había sido’ o ‘el que fue’, dilo. No te enredes tú y no enredes a tus lectores. Te evitarás además caer en posibles errores.

En definitiva, estos giros del tipo el que fuera presidente forman parte de esas construcciones de las que no se puede decir estrictamente que estén mal, pero tampoco que estén bien. Más vale buscar alternativas más claras y más sencillas.

 12 de noviembre de 2014  morfología, verbo