El queísmo

El queísmo es un fenómeno antinormativo que consiste en eliminar ante la conjunción que una preposición exigida por un verbo (1a), sustantivo (2a) o adjetivo (3a):

(1a) Me acuerdo que hasta a Zidane le pusieron en duda cuando llegó [As, 13-10-2008] [incorrecto].

(1b) Me acuerdo de que hasta a Zidane le pusieron en duda cuando llegó.

(2a) Si la carrera a la Casa Blanca es una competición de fondo, que lo es, no cabe duda que el senador por Illinois, el demócrata Barack Obama, sigue llevando la delantera a su rival [La Vanguardia, acceso: 17-10-2008] [incorrecto].

(2b) Si la carrera a la Casa Blanca es una competición de fondo, que lo es, no cabe duda de que el senador por Illinois, el demócrata Barack Obama, sigue llevando la delantera a su rival.

(3a) Estoy seguro que los mismos que lo hicieron el martes cantarán el himno cuando Francia juegue en la Eurocopa o el Mundial [Público, 17-10-2008] [incorrecto].

(3b) Estoy seguro de que los mismos que lo hicieron el martes cantarán el himno cuando Francia juegue en la Eurocopa o el Mundial.

Las formas correctas son las de (1b), (2b) y (3b). El que el sustantivo forme parte de una locución, como en el ejemplo (2), no afecta a su régimen.

Normalmente, la preposición suprimida es de, como en los ejemplos anteriores, aunque también pueden ser otras, como en:

(4a) Esta versión fue desmentida por Xulio Calviño, quien insistió que un coche de un año […] no tiene por qué pasar la ITV [La Voz de Galicia, 17-10-2008] [incorrecto].

(4b) Esta versión fue desmentida por Xulio Calviño, quien insistió en que un coche de un año no tiene por qué pasar la ITV.

La pregunta del millón es, naturalmente, cómo sé yo si tengo que utilizar preposición y cuál. Para esto no hay reglas, puesto que es un problema léxico. Forma parte de la idiosincrasia de ciertas palabras el incluir una determinada preposición en su plan de construcción. El único remedio consiste en consultar el diccionario. El Diccionario panhispánico de dudas nos será de utilidad, por lo menos para los casos más frecuentes. También el María Moliner contiene información útil sobre régimen.

Como los hablantes se sienten inseguros, unas veces eliminan y otras veces añaden preposiciones incorrectamente. Cuando ocurre esto último, nos encontramos con el fenómeno opuesto, conocido como dequeísmo.

Ahora te invito a que hagas un ejercicio para ver si has entendido todo esto.

Comenta este artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

3 pensamientos en “El queísmo

  1. Spes

    Me parece muy oportuna esta explicación sobre el queísmo porque cada día la vemos y oímos en prensa y televisión, sobre todo en boca de nuestros políticos. Abunda especialmente la omisión indebida de la preposición de. Deberíamos divulgar este blog a ver si les llega la onda.

  2. Josefina Montes

    Según mi experiencia, una buena manera de saber si el verbo rige la preposición “de” es recurrir a la pregunta:
    “Me doy cuenta que no entiende el texto” (Incorrecto). La pregunta correspondiente sería “¿De qué me doy cuenta?”, no podríamos preguntar “¿Qué me doy cuenta?”. En cambio en “Dijo de que vendría” (Incorrecto) no admite: “¿De qué dijo?” sino “¿Qué dijo?”. Así, resulta evidente si el verbo rige o no la preposición “de”.

    Espero haber aportado una observación útil.

  3. DrkGhost

    Muy buena entrada, la verdad es que siempre me surge este problema cuando redacto un texto, me pareció demasiado bueno el método que planteo Josefina.

    Saludos!

Los comentarios están cerrados.