El punto

El punto (.) tiene dos funciones principales. Por un lado, es un signo de puntuación y, por otro, es una marca que sirve para señalar una abreviatura. Además tiene algunos usos (cada vez más restringidos) en combinación con cifras. Vayamos por partes.

Como signo de puntuación, marca el final de un enunciado, de un párrafo o de un texto. En estos usos se denomina, respectivamente:

• punto y seguido,

•  punto y aparte,

•  punto final.

Nótese que cada uno de ellos, en el orden indicado, va acumulando las funciones de los anteriores, a la manera de las muñecas rusas:

• El punto y seguido señala el final de un enunciado.

• El punto y aparte aparece al final de un párrafo, que, naturalmente, coincide con el final de un enunciado.

• El punto final nos avisa de que se acaba un texto, que es al mismo tiempo el final de un párrafo y el final de un enunciado.

Después de un punto utilizado como signo de puntuación, tenemos que empezar a escribir con mayúscula. El punto se escribe pegado a la palabra anterior y separado por un espacio en blanco (y solo uno) de la siguiente.

Algunas de las dificultades que plantea en su uso como signo de puntuación están a caballo entre la ortografía y la ortotipografía. Estas son las principales:

• Qué hacer con el punto cuando se combina con paréntesis, corchetes, comillas y rayas.

• Cuándo hay que cerrar con punto las líneas de una lista o enumeración.

• Dónde se coloca el punto cuando se combina con una llamada de nota a pie o nota al final.

El punto abreviativo, por su parte, es el que sirve para indicar que una secuencia de letras no es una palabra como tal, sino la abreviación de una palabra (por ejemplo, etc., Uds.). Como es de esperar, después de un punto abreviativo no se escribe mayúscula porque no se ha cerrado ningún enunciado. El punto coexiste con la barra (/) como marca de abreviatura. No obstante, él es, de lejos, el que aparece en más abreviaturas (uno y otro signo no son intercambiables).

Además, el punto tiene algunos usos tradicionales en combinación con cifras, aunque algunos de ellos han quedado obsoletos.

• El punto se usaba como separador de millares. En este uso ha sido sustituido por un espacio en blanco (1 000). Esta cuestión y el posible uso del punto como separador de decimales se tratan en el artículo al que te conduce el enlace anterior.

• Se puede encontrar a veces el punto como separador de horas y minutos. Es preferible utilizar los dos puntos para este fin: 13:00.

• El punto se combina con números para ordenar las divisiones de un texto.

Antes de terminar, conviene advertir algo muy importante. Las dificultades que ofrece el uso de este signo no se limitan a saber dónde ponerlo. Parte de la cuestión consiste también en aprender los casos en que no se pone punto. Precisamente aquí es donde se delata quien no tiene un gran dominio de la puntuación.

Comenta este artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

Un pensamiento en “El punto

Los comentarios están cerrados.