Dic 102014
 

La palabra pantalón nos remite en última instancia a san Pantaleón. Desde este mártir griego hasta la prenda de vestir de nuestros días hay un largo recorrido que vamos a hacer juntos.

No se sabe en realidad si san Pantaleón existió, pero la tradición dice que fue un médico bizantino que fue condenado a muerte por el emperador cuando este descubrió que era cristiano. El buen médico no solo se negó a abjurar del cristianismo, sino que perdonó a sus verdugos. Este último acto de bondad le valió el apelativo por el que le conocemos: Pantaleón significa ‘el que se compadece de todos’ (podemos reconocer en él las raíces griegas pánta ‘todo’ y eleémon ‘compasivo’).

San Pantaleón se convirtió en el patrón de Venecia. La devoción que le tenían en aquella república llevaba a muchos padres a bautizar a los hijos varones con el nombre del santo patrón. Esta costumbre sin duda acabó provocando una cierta inflación de Pantaleones en la Serenísima. El caso es que sus vecinos acabaron llamando a los venecianos los pantaleones (‘pantaloni’).

En estas andábamos cuando llegó el género teatral conocido como comedia del arte, poblado de personajes estereotípicos como Arlequín, Polichinela y Colombina. Uno de los principales era un viejo verde bastante avaro que se llamaba Pantaleón o Pantalón y personificaba a los venecianos. Se le reconocía, entre otras cosas, porque vestía una especie de mallas típicamente venecianas, igual que hoy podemos caracterizar a los ingleses con bombín o a los escoceses con falda (perdón, kilt). Gracias al personaje de la comedia del arte, la prenda de vestir se empezó a conocer como pantalón.

El asunto probablemente no hubiera pasado a mayores si no llega a ser porque los franceses se encapricharon de la prenda y, como siempre han sabido hacer, la pusieron de moda en todo el mundo. A través de ellos fue como llegó a Castilla aquel antepasado del pantalón actual y, con él, la palabra para nombrarlo. La prenda se ha ido actualizando, pero la palabra se quedó ahí en recuerdo de un médico compasivo y un veneciano avaro.

 10 de Diciembre de 2014  etimología