Abr 052016
 

El guion (-) se puede utilizar para indicar que un prefijo que queda suelto hay que combinarlo con una palabra que aparece más adelante. Lo vas a entender perfectamente en cuanto veas este ejemplo:

(1) En la manifestación del jueves se produjeron enfrentamientos entre grupos pro- y antiabortistas.

En (1) tenemos un prefijo pro que aparece aislado en la oración. Al marcarlo con el guion estamos dando a entender que hay que combinarlo con el nombre abortistas, que aparece después fundido con anti. De esta forma se consigue una expresión más económica que si dijéramos grupos proabortistas y antiabortistas (aunque esta otra opción también es válida y puede resultar preferible en algunos casos; por ejemplo, para lograr mayor claridad).

Me he tomado la libertad de llamar prefijos colgantes a estos prefijos que quedan a la espera de unirse con una base que va a aparecer más adelante. Puede que no sea una denominación muy científica, pero estoy seguro de que se recordará con facilidad.

Nada impide que tengamos más de un prefijo colgante:

(2) Está haciendo la tesis sobre un problema relacionado con los mono-, di- y triglicéridos (o, por lo menos, eso es lo que me ha contado).

En la lengua oral utilizamos una entonación ascendente para indicar que el prefijo se tiene que unir con una palabra que todavía no ha aparecido: [móno➚ dí➚ y triglicéridos]. El guion nos permite imitar en la escritura esta señal de suspensión.

 5 de abril de 2016  , ,