Soluciones: conjugación de ‘andar’

¿Ya has hecho el ejercicio sobre la conjugación de andar? Muy bien, ahora puedes corregirlo. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) Me ha mandado el médico que corra o que ande una hora todos los días.

b) En cambio, a la vecina le dijo que ni corriera ni anduviera. No sé por qué sería.

c) Mariano no llegó porque anduvo perdido por el monte.

d) Yo en tu lugar no descansaría, sino que andaría todo lo que pudiera antes de que empiece a apretar el sol.

e) Los patos corren, vuelan y andan, y todo lo hacen mal.

f) El fotógrafo nos pidió que saltásemos y anduviésemos en círculo dando palmas.

g) Si ellos supiesen lo que sabemos nosotros, no se fiarían y andarían con más cuidado.

h) ¿Por dónde anduvisteis anoche que llegasteis tan tarde a casa?

i) Me da igual que vengas andando o nadando. El caso es que estés aquí a las siete y media.

j) Los exploradores anduvieron por el desierto hasta que se perdieron.

Después de hacer el ejercicio y corregirlo, tal vez te interese saber por qué decimos anduve.

Ejercicios: conjugación de ‘andar’

En las oraciones que vienen a continuación tienes que poner la forma correcta de andar en los huecos. Para ayudarte, encontrarás siempre otro verbo en negrita que te indica la forma exacta que tienes que escribir. Cuando termines, consulta las soluciones.

a) Me ha mandado el médico que corra o que __________ una hora todos los días.

b) En cambio, a la vecina le dijo que ni corriera ni __________. No sé por qué sería.

c) Mariano no llegó porque ________ perdido por el monte.

d) Yo en tu lugar no descansaría, sino que __________ todo lo que pudiera antes de que empiece a apretar el sol.

e) Los patos corren, vuelan y __________, y todo lo hacen mal.

f) El fotógrafo nos pidió que saltásemos y __________ en círculo dando palmas.

g) Si ellos supiesen lo que sabemos nosotros, no se fiarían y __________ con más cuidado.

h) ¿Por dónde __________ anoche que llegasteis tan tarde a casa?

i) Me da igual que vengas __________ o nadando. El caso es que estés aquí a las siete y media.

j) Los exploradores __________ por el desierto hasta que se perdieron.

Podcast: origen y significado de ‘digital, analógico, cálculo’

A menudo utilizamos las palabras digital, analógicocálculo. En este podcast reflexiono junto con el periodista David Callejo, de la Cadena SER, sobre el origen y significado de estos términos.

La grabación se efectuó como parte del programa Hoy por hoy de Madrid Norte y Madrid Sur. Podéis escuchar la sección Blog de lengua los lunes por la mañana dentro de este programa en las emisoras de la Cadena SER del norte y el sur de la Comunidad de Madrid o en podcast en el blog.

Plural de palabras terminadas en -á

Los sustantivos y adjetivos terminados en  forman el plural añadiendo una ese:

(1) la mamá > las mamás

(2) el pachá > los pachás

Como curiosidad podemos decir que hay un modelo antiguo en -es del que todavía se encuentran restos en palabras de uso poco frecuente, como faralaesalbalaes:

(3) Entonces aparecía una cantaora con traje de faralaes, muy seria y con un clavel pinchado en lo alto del moño, y se ponía a cantar en una jerga ininteligible una supuesta copla de cante jondo [Manuel Ruiz-Castillo: Muchos recuerdos de Tip].

(4) Los escribanos de los concejos debían ocuparse de trasladar a los correspondientes libros todos los privilegios, cartas, ordenanzas, cédulas y albalaes [Isabel Martínez Navas: Gobierno y administración de la ciudad de Logroño en el Antiguo Régimen].

También forma así su plural la vocal a:

(5) la a > las aes

Este modelo antiguo es el mismo que encontramos en el plural de las palabras terminadas en  y en el plural de las palabras terminadas en . Salvo los ejemplos mencionados, hay que evitarlo en los sustantivos y adjetivos terminados en -a tónica. Son incorrectos los plurales como papasessofases.

Coma con ‘ya…, ya…’

Cuando una oración incluye una secuencia introducida por ya… ya…, hay que escribir coma antes de estas dos palabras, como en este ejemplo:

(1) Sisebuto y la marquesa siempre andaban en lenguas de sus conocidos, ya por sus escandalosas excursiones a Segovia, ya por la extravagancia de su relación.

Esta regla puede entrar en conflicto con una regla básica del sistema de puntuación del español: la que nos impide separar con coma el sujeto y el verbo. Si esto ocurre, debemos prescindir de la primera de las comas, pero no de la segunda. No obstante, dada la frecuencia de uso de este tipo de construcciones, las posibilidades de que te encuentres con este caso son más bien reducidas.

Soluciones: nombres de ciudades extranjeras

¿Te ha salido bien el ejercicio de nombres de ciudades extranjeras? ¿Conocías los nombres en español de todos esos lugares? Vamos a verlo. Cada nombre correcto vale 0,5 puntos.

Un buen día me encontraba en mi casa soñando con cómo sería mi vida si hubiera nacido en otro lugar y en otra época. Me hubiera gustado, por ejemplo, ser el primer portugués que salió de Oporto y llegó hasta Bombay. Seguramente, en mi recorrido, hubiera hecho escala en Ciudad del Cabo, aunque quizás por aquel entonces todavía no se llamara así o ni siquiera estuviera fundada. Quién sabe…

Fantaseaba también con la idea de ser uno de los fundadores de ciudades norteamericanas como Nueva Orleans o Filadelfia [solamente se adapta la grafía, pero hay que adaptarla], aunque más frecuentemente mi imaginación vagaba por Europa. ¡Quién hubiera podido vivir en Asís en la época de San Francisco, trabajar en Padua en el taller de Tiziano o ser un ciudadano de Turín en la época de Víctor Manuel II, cuando esta ciudad era la capital de Italia!

Si hubiera vivido en el Sacro Imperio Romano Germánico, sin duda, hubiera sido un soldado y hubiera participado en las guerras de religión. Me hubiera desplazado a las órdenes del emperador desde Tréveris a Ratisbona, desde Colonia a Aquisgrán o puede que hasta hubiera tenido que ir a Friburgo. Aunque, desde luego, hubiera preferido trabajar en Maguncia en la imprenta de Johannes Gutenberg. Es más tranquilo y va más con mi carácter. Y tampoco le hubiera hecho ascos a ser un habitante de Dresde [cuidado con esa ene final del nombre alemán, que se pierde en español] e inventar la porcelana europea.

Desde luego, convendría evitar Burdeos en la época de la filoxera o Nimega en la Segunda Guerra Mundial. Para eso, más vale ser banquero en Basilea o Lausana.

¿Y si hubiera nacido en Gotemburgo? No lo sé, déjame pensar qué hubiera hecho yo si hubiera nacido en medio de Suecia…

Ejercicios: nombres de ciudades extranjeras

En el siguiente ejercicio vas a encontrar veinte nombres de ciudades extranjeras que tienen equivalentes en español. Sustitúyelos y, a continuación, consulta las soluciones.

Un buen día me encontraba en mi casa soñando con cómo sería mi vida si hubiera nacido en otro lugar y en otra época. Me hubiera gustado, por ejemplo, ser el primer portugués que salió de Porto y llegó hasta Mumbai. Seguramente, en mi recorrido, hubiera hecho escala en Capetown, aunque quizás por aquel entonces todavía no se llamara así o ni siquiera estuviera fundada. Quién sabe…

Fantaseaba también con la idea de ser uno de los fundadores de ciudades norteamericanas como New Orleans o Philadelphia, aunque más frecuentemente mi imaginación vagaba por Europa. ¡Quién hubiera podido vivir en Assisi en la época de San Francisco, trabajar en Padova en el taller de Tiziano o ser un ciudadano de Torino en la época de Víctor Manuel II, cuando esta ciudad era la capital de Italia!

Si hubiera vivido en el Sacro Imperio Romano Germánico, sin duda, hubiera sido un soldado y hubiera participado en las guerras de religión. Me hubiera desplazado a las órdenes del emperador desde Trier a Regensburg, desde Köln a Aachen o puede que hasta hubiera tenido que ir a Freiburg. Aunque, desde luego, hubiera preferido trabajar en Mainz en la imprenta de Johannes Gutenberg. Es más tranquilo y va más con mi carácter. Y tampoco le hubiera hecho ascos a ser un habitante de Dresden e inventar la porcelana europea.

Desde luego, convendría evitar Bordeaux en la época de la filoxera o Nijmegen en la Segunda Guerra Mundial. Para eso, más vale ser banquero en Basel o Lausanne.

¿Y si hubiera nacido en Göteborg? No lo sé, déjame pensar qué hubiera hecho yo si hubiera nacido en medio de Suecia…

Sensu stricto

La expresión latina sensu stricto significa ‘en sentido estricto’, como en este ejemplo, donde se emplea correctamente:

(1) Reprimamos los gestos románticos y reconozcamos en el enamoramiento —repito que no hablo del amor sensu stricto— un estado inferior de espíritu, una especie de imbecilidad transitoria [José Ortega y Gasset: Estudios sobre el amor].

También podemos darle la vuelta. Se puede decir y escribir tranquilamente stricto sensu:

(2) Y no voy a defraudarlo, aunque para ello deba someter a su criterio documentos que, stricto sensu, no me pertenecen [Maruja Torres: Hombres de lluvia].

En cambio, hemos de tener cuidado con los siguientes deslices.

En primer lugar, no debemos añadirle una preposición: en stricto sensu. Esto es así porque esas dos palabras latinas ya encierran de por sí la idea expresada por la preposición.

En segundo lugar, fíjate bien en las vocales de la terminación: stricto termina en -osensu en -u. Cualquier otra combinación es incorrecta.

Por último, no vayas a escribir stricto con al principio. Esa palabra empieza en lo que técnicamente se conoce como ese líquida. En español somos incapaces de pronunciarla, por lo que siempre diremos [estríkto], pero la escritura es otra historia y se debe mantener la ortografía latina.

Como se trata de una expresión tomada de otra lengua, debemos resaltarla en cursiva o, si estamos escribiendo a mano, entrecomillarla.

Lo que te he contado es lo que necesitas saber para manejar correctamente esta expresión, pero te invito a que te hagas una pregunta antes de usarla: “¿Verdaderamente la necesito?”. Si la respuesta no es un  claro y rotundo, es preferible que te quedes con la versión castellana: en sentido estricto.

Plural de palabras terminadas en vocal átona

Los sustantivos y adjetivos que terminan en vocal átona forman el plural añadiendo -s:

(1) la marquesa > las marquesas

(2) el jefe > los jefes

(3) el panoli > los panolis

(4) el ciruelo > los ciruelos

(5) el espíritu > los espíritus

Cuando decimos que la vocal es átona, nos referimos simplemente al hecho de que se pronuncia sin acento, es decir, que el golpe de voz de la pronunciación no recae sobre ella. Esto es independiente de si se escribe con tilde o sin tilde. Si no tienes claro el concepto, te conviene leer el artículo en el que se explica cómo determinar cuál es la sílaba tónica de una palabra.

Coma y rayas

Las rayas son signos de puntuación que se pueden utilizar para delimitar incisos y añadidos diversos en la escritura. Cuando la ortografía exige que en un determinado lugar coincidan coma y rayas, hay que seguir un orden fijo y obligatorio. La coma siempre irá a continuación de la raya de cierre:

(1) Una vez llegados al pueblo —porque al fin y al cabo era un pueblo—, la marquesa y Sisebuto reposaron un rato.

Fíjate en que no se deja espacio entre la raya y la coma.

Estas otras secuencias son siempre incorrectas:

(2) Mal: Una vez llegados al pueblo —porque al fin y al cabo era un pueblo,—

(3) Mal: Una vez llegados al pueblo, —porque al fin y al cabo era un pueblo—

Nunca puede haber una coma justo antes de la raya de cierre ni antes de la primera. Es todo el inciso delimitado por rayas el que se incrusta entre la coma y la palabra a la que normalmente iría esta pegada. Eso es lo que se representa a continuación con la flecha:

(4) Una vez llegados al pueblo⇑, la marquesa y Sisebuto reposaron un rato.

Por lo demás, el uso conjunto de estos signos de puntuación no presenta mayor problema.