Abdicar

El verbo abdicar tiene dos sentidos y cada uno de ellos da lugar a construcciones diferentes.

1. En su sentido propio tan solo unos pocos pueden conjugarlo en primera persona. Para poder decir con propiedad yo abdico hay que ser rey, emperador o similar. En este uso es un verbo transitivo. Los sustantivos que puede tomar como complementos son muy limitados. Normalmente es la corona, a veces el trono; en cualquier caso, ese complemento se referirá obligatoriamente a la dignidad a la que se renuncia. Lo mejor para entender todo esto es que veamos un ejemplo:

(1) Su majestad el rey don Juan Carlos I de Borbón abdica la corona de España [Ley Orgánica de Abdicación, 18-6-2014].

También podemos expresar a quién se le traspasa la dignidad a la que se renuncia. Para esto se utiliza un complemento que va introducido por la preposición en:

(2) El rey Juan Carlos tira la toalla y abdica la corona en su hijo con una fortuna personal que alcanzaría los 1.600 millones de euros [Economía Digital (España), 2-6-2014].

El complemento en cuestión también puede ir introducido con la expresión en favor de.

(3) Juan Carlos I abdica la corona en favor de su hijo Felipe [El Informador (México), 26-6-2014].

Este verbo, como ocurre muchas veces con los verbos transitivos, admite también un uso absoluto:

(4) El rey abdica [Titular de El Mundo (España), 3-6-2014].

Esto no tiene mayor misterio. Es lo mismo que ocurre cuando decimos Luisito come empanadillas o Luisito come.

2. Además de este uso propio existe otro figurado en el que significa ‘renegar de algo, hacer dejación de algo':

(5) El PSOE no puede abdicar de su memoria republicana [La Vanguardia (España), 18-6-2014].

Esta versión de abdicar es portadora de connotaciones francamente negativas. Nos encontramos en este caso con un verbo intransitivo. El complemento va introducido por la preposición de, tal como podemos observar en el ejemplo (5).

Siempre es un error utilizar la preposición a con el verbo abdicar. No debemos formar construcciones como abdicar a. Podemos encontrar ocasionalmente el sentido propio construido como abdicar de (abdicar de la corona). Conviene advertir al respecto que se trata de una forma carente de prestigio y que muchos hablantes la rechazarán directamente como incorrecta. Evítala.

Yo me resistía a escribir este artículo. Sin embargo, han sido tantas las personas que me han preguntado por este verbo desde la reciente abdicación del rey de España que al final no me ha quedado más remedio.

Coma antes de ‘y': en combinación con punto y coma

Se puede escribir coma antes de la conjunción y cuando tenemos una serie en la que se separan unos elementos de otros con punto y coma, por ejemplo:

(1) Robus trajo empanada; Susana, una tortilla de patatas; Mariano, ensalada de arroz, y Mónica, torrijas.

Este tipo de situaciones se da con frecuencia cuando encadenamos secuencias en las que se ha suprimido el verbo, como sucede en el ejemplo de arriba. Ya sabes que podemos marcar la omisión del verbo con una coma.

Es cierto que se puede utilizar la coma antes de y en estas series separadas por punto y coma, pero también se puede utilizar el punto y coma, lo cual resulta más lógico y más claro. Volveremos sobre esta cuestión cuando hablemos del punto y coma.

Soluciones: gerundio como modificador de un sustantivo

Vamos a resolver ahora el ejercicio sobre el uso del gerundio como modificador de un sustantivo. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) una mochila conteniendo que contenía explosivos [este es el típico uso del gerundio como modificador de sustantivos; es un calco del inglés que se suele deslizar en las traducciones, aunque no solo en ellas; normalmente en español tendremos que sustituirlo por una oración de relativo]

b) la zarza ardiendo [este uso es correcto, ardiendohirviendo son dos excepciones]

c) Este grifo está goteando [esto es una simple perífrasis verbal; no puede ser más correcta]

d) agua hirviendo [aquí tenemos la otra excepción; nada que objetar]

e) tienes a tu madre esperando [este ejemplo podría despistar un poco porque esperando se refiere a madre, pero no lo hace directamente, sino a través del verbo tienes; la función del gerundio ahí es la de complemento predicativo; se entenderá más fácilmente por qué es correcto este uso si tenemos en cuenta que por debajo de tienes a tu madre esperando se encuentra la idea de que tu madre está esperando]

f) películas mostrando que muestran/muestren escenas violentas [este uso del gerundio era incorrecto; en la oración de relativo podemos optar por el indicativo o el subjuntivo dependiendo de si estamos pensando en películas que existen o si solamente estamos pensando en ellas de manera general e hipotética (cualquier película pasada o futura que pueda contener escenas violentas)]

g) Se ha hecho un vestido reciclando trozos de tela [esta oración es correcta; reciclando trozos de tela aparece junto al sustantivo vestido, pero no está vinculado a él sintácticamente; nos dice algo sobre el acto de confeccionar el vestido, pero no sobre el vestido en sí]

h) El documento detallando que detalla/en el que se detallan los términos de la reforma se publicará en breve [este otro, en cambio, sí que es un gerundio que modifica a un nombre]

i) El cuadro se titula Aviones volando hacia el infinito. [aquí tenemos otra excepción: en los títulos de obras de arte pueden aparecer este tipo de construcciones; en realidad, lo que ocurre es que el título viene a ser como una oración abreviada: En este cuadro se ven aviones que están volando hacia el infinito]

j) Abrió la puerta hurgando con una tarjeta de crédito [este caso es análogo al de g) y es una construcción impecable]

Si todavía tienes dudas, te conviene leer el artículo sobre el uso del gerundio como modificador de sustantivos.

Ejercicios: gerundio como modificador de un sustantivo

Como ya sabes, el gerundio no puede funcionar como modificador de un sustantivo, es decir, no podemos utilizarlo como si fuera un adjetivo. En las siguientes oraciones tienes que decidir si el gerundio está empleado correctamente y, de lo contrario, corregirlo.

a) Los artificieros destruyeron una mochila conteniendo explosivos.

b) ¿Qué significa la zarza ardiendo que encontró Moisés?

c) Este grifo está goteando.

d) ¿Se debe preparar el té con agua hirviendo?

e) Date prisa, que tienes a tu madre esperando.

f) No se debe permitir a los niños el acceso a películas mostrando escenas violentas.

g) Se ha hecho un vestido reciclando trozos de tela.

h) El documento detallando los términos de la reforma se publicará en breve.

i) El cuadro se titula Aviones volando hacia el infinito.

j) Abrió la puerta hurgando con una tarjeta de crédito.

No sé a qué estás esperando para mirar las soluciones.

Dudas lingüísticas 16

Juan: escritura de numerales ordinales

Buenos días, Alberto:

Desde hace un tiempo vengo observando que para detallar el número de ediciones de ciertos festivales, certámenes, etc., se utilizan los números cardinales (25 edición del festival de…) en lugar de los ordinales (25.ª edición del festival de…) o los números romanos (XXV edición del festival de…). ¿Es correcto?, ¿cuál de las opciones señaladas es la más acertada?

Muchas gracias y un cordial saludo,

​Juan

Respuesta:

Hola, Juan:

En esos casos, efectivamente, hay que marcar en la escritura que nos encontramos ante numerales ordinales. Las posibilidades son utilizar una letra volada (25.ª, 58.º) o los números romanos (XXV, LVIII). Una cosa es cómo se lee eso (normalmente, veinticinco edición) y otra, cómo se debe escribir.

La otra parte de la pregunta es si es preferible marcar los ordinales en la escritura con letra volada o con números romanos. Las cifras arábigas con letra volada son más prácticas porque se entienden mejor. Los usos de los números romanos van siendo cada vez más limitados. Es verdad que son más ornamentales, por lo que pueden dar bastante juego en carteles.

Si quieres más información sobre el tema, te recomiendo que leas los artículos sobre el uso de los numerales ordinales y el uso de los números romanos.

Diego: no expletivo

Hola, Alberto:

Con unos amigos discutimos sobre el uso de la negación cuando se utiliza la conjunción hasta que. Ejemplo:

(1) Hasta que (no) llegó Juan, no cenamos.

Desde un punto de vista lógico no se debería usar la negación. De hecho, en inglés no se usa.

(2) We didn’t have dinner until John arrived.

Sin embargo, al oído suena mejor incluir la negación. ¿Cuál es el uso más correcto en español?

Gracias.

Respuesta:

Hola, Diego:

Esa negación que os preocupa a ti y a tus amigos es lo que se denomina un no expletivo. Lo de expletivo es una forma un poco complicada de decir que se trata de una palabra que está ahí de relleno. La negación expletiva no solo aparece en el contexto que me indicas, sino también en otros. Fíjate en estos ejemplos:

(3) Me da miedo no te vaya a pasar algo.

(4) ¡Cuánto no sufrió el pobre!

(5) Por poco no nos matamos.

(6) Más vale pedir que no robar.

Si te das cuenta, los ejemplos de arriba son totalmente coloquiales. Ahí es donde tienen su lugar estas negaciones expletivas: en el lenguaje coloquial y familiar. En el momento en que pasemos a registros más formales, haríamos bien en podar todo lo innecesario en la expresión.

No te creas tampoco que esto es un invento reciente. Es una herencia del latín, lengua en la que la negación expletiva era obligatoria en ciertos contextos. Te doy un ejemplo que tomo prestado de la gramática latina de Nebrija:

(7) Timeo ne pater veniat.

Eso era en latín ‘Temo no venga papá’, o sea, Tengo miedo no vaya a venir papá (pensamiento muy repetido entre los hijos de todas las generaciones, pues siempre andan tramando alguna trastada). Como el origen de estas construcciones está en latín, las encontrarás en las diferentes lenguas románicas a poco que busques. Sin ir más lejos, el francés hace un amplio uso de ellas. Si en nuestra lengua esta negación tiene un regusto popular, en francés, en cambio, tiende a darle un tono más elevado a la expresión. Citaré solamente un ejemplo:

(8) Il est plus difficile qu’on ne croit d’apprendre le français.

O sea, ‘Es más difícil de lo que no creemos aprender el francés’.

En definitiva, no te preocupes demasiado por esos noes expletivos. Son correctos pero coloquiales. Estarán bien utilizados mientras estés hablando con tus amigos y tu familia, pero te convendrá sacar la tijera de podar en cuanto tengas que expresarte de manera un poco más formal.

Juan José: un día queun día en que

Buenos días, recibo su boletín y sigo su blog con mucho interés, pero no encuentro nada que me aclare una duda que tengo. ¿Cuál sería la expresión correcta?:

(9) Un día que Pablo estaba en la escuela…

O bien:

(10) Un día en que Pablo estaba en la escuela…

¿O quizá las dos formas son correctas?

Muchas gracias por su atención.

Saludos.

Respuesta:

Hola, Juan José:

El problema está en qué tenemos que hacer con la preposición en al construir esas oraciones de relativo. La solución la encontraremos si nos fijamos en las construcciones que admite un día cuando no hay relativos de por medio. Yo puedo decir esto:

(11) Pablo llegó a la escuela en un día lluvioso.

Pero esta otra construcción es igualmente correcta:

(12) Pablo llegó a la escuela un día lluvioso.

Sobre la base de (11) podemos construir una oración de relativo como esta:

(13) Un día en que llovía a cántaros fue el elegido para llevar a Pablo a la escuela.

En cambio, a partir de (12) llegaremos a este otro resultado:

(14) Un día que llovía a cántaros fue el elegido para llevar a Pablo a la  escuela.

En definitiva, las dos son correctas, pero tienen estructuras sintácticas diferentes.

Jorge Juan: mayúscula en artículo determinado

Buenas noches, mi nombre es Jorge Juan. Le escribo desde Puertollano, provincia de Ciudad Real. He visto escrita la siguiente frase:

(15) Los mineros pertenecían a las minas la Extranjera, la Concepción y San Matías.

Pero también he podido leer esto otro:

(16) Las minas La Extranjera, La Concepción y El Amigo.

¿Cómo debo escribir el artículo? ¿Con letra mayúscula o minúscula? ¿Es correcto escribir el nombre entre comillas o en cursiva?

Muchas gracias por su atención. Reciba un cordial saludo desde la Mancha.

Respuesta:

Hola, jorge Juan:

Ahí el quid de la cuestión está en saber si el artículo forma parte del nombre propio. No hay una prueba segura para averiguarlo. Es más, los únicos que nos podrían ayudar a encontrar la respuesta correcta son quienes conocen esas minas y están acostumbrados a hablar de ellas. Si tú las conoces, puedes probar a construir oraciones como esta:

(17) Ningún minero quería trabajar en la temible Extranjera.

Si puedes introducir un adjetivo entre el artículo y el nombre, te diría con bastante seguridad que hay que escribir ese artículo en minúscula. Pero es posible que las gentes de la zona digan más bien algo así:

(18) Ningún minero quería trabajar en la temible La Extranjera.

En ese caso, el artículo sería parte del nombre y habría que escribirlo con mayúscula. Eso es lo que te puedo decir desde aquí, sentado delante del ordenador. Para responder con más seguridad, tendría que desplazarme hasta Puertollano y hablar con los viejos del lugar. Me lo apunto por si algún día paso por allí.

Ah, se me olvidaba: no es necesario marcar los nombres propios con comillas ni cursiva. Se escriben en letra normal.

Un saludo para todos y hasta la semana que viene.

Etimología de ‘algarabía’

La palabra algarabía se suele utilizar en el sentido de ‘griterío y confusión’, aunque etimológicamente tan solo significa ‘lengua árabe’ (al’arabîya). Es más, si consultas el diccionario, comprobarás que todavía se registra esta otra acepción, aunque ha caído en desuso.

Esta voz surge en la Edad Media, justo cuando se están formando las lenguas románicas y los reinos cristianos en la península ibérica. Este es un proceso que se desarrolla unas veces en tensa oposición y otras veces en enfrentamiento abierto con el poder político, económico, militar y cultural de los árabes, que desde el siglo VIII constituyen la fuerza predominante en los territorios hispánicos.

Otros significados de algarabía son ‘lengua ininteligible’ o ‘expresarse de manera atropellada y pronunciando mal las palabras’. En el fondo, este vocablo es un resumen de la incomprensión, los recelos y la animadversión entre comunidades que se disputan un mismo territorio y que están separadas por lenguas, religiones y culturas diferentes. Lo del otro es lo raro, lo que no se entiende, lo que está mal dicho. Y lo mío es, naturalmente, lo correcto, lo claro, lo normal.

De esta forma, los antiguos hablantes de castellano crearon su propia versión del concepto de ‘bárbaro’ de los griegos. Comparando la etimología de algarabía y bárbaro nos percatamos de que los seres humanos mantienen actitudes y sentimientos muy semejantes a lo largo de los siglos e incluso de los milenios.

Las lenguas dan pistas sobre la historia y la forma de ver el mundo de las gentes que las hablaron. Por eso, el vocabulario es un libro que se abre para quien sabe leer en él.

Coma ante ‘y’ con valor de ‘pero’

Normalmente no se escribe coma antes de la conjunción y. Sin embargo, sí que podemos hacerlo cuando dicha conjunción equivale a pero, como en este ejemplo:

(1) Este chico cada día estudia más, y no aprueba.

La oración de (1) viene a significar algo así:

(2) Este chico cada día estudia más, pero no aprueba.

Como ya sabes, antes de pero se escribe coma. Por eso, cuando y equivale a pero, también se la podemos poner.

No obstante, esta coma es opcional. El ejemplo (1) también queda correctamente puntuado si lo escribimos así:

(3) Este chico cada día estudia más y no aprueba.

La coma es el signo de puntuación que más funciones acumula, por lo que su uso presenta una gran complejidad.

Soluciones: excavar, escarbar

A continuación encontrarás resuelto el ejercicio de uso de excavar escarbar. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) Mira, hay un conejo escarbando entre las matas.

b) Este verano lo voy a pasar excavando en Egipto con un equipo de arqueólogos.

c) Es necesario excavar para mejorar la cimentación del edificio.

d) La candidata afirmó que no era bueno escarbar en el pasado del país.

e) No hace falta escarbar demasiado en los datos para darse cuenta de que ha aumentado la desigualdad.

f) ¿Qué haces ahí, escarbando en la basura?

g) Un equipo de historiadores excavará en el convento de las trinitarias en busca de los restos de Cervantes.

h) Excavar una galería con una tuneladora resulta más rápido y más barato.

i) El escarbar es un comportamiento natural para los perros.

j) El excavar, en cambio, es un comportamiento natural para los arqueólogos y ciertos tipos de ingenieros.

Para más detalles consulta el artículo sobre los verbos excavar y escarbar.

Ejercicios: excavar, escarbar

Excavarescarbar son dos verbos que algunas personas confunden aunque no significan lo mismo. En este ejercicio tienes que decidir cuál de los dos utilizar.

a) Mira, hay un conejo e_________ando entre las matas.

b) Este verano lo voy a pasar e_________ando en Egipto con un equipo de arqueólogos.

c) Es necesario e_________ar para mejorar la cimentación del edificio.

d) La candidata afirmó que no era bueno e_________ar en el pasado del país.

e) No hace falta e________ar demasiado en los datos para darse cuenta de que ha aumentado la desigualdad.

f) ¿Qué haces ahí, e_________ando en la basura?

g) Un equipo de historiadores e_________ará en el convento de las trinitarias en busca de los restos de Cervantes.

h) E_________ar una galería con una tuneladora resulta más rápido y más barato.

i) El e_________ar es un comportamiento natural para los perros.

j) El e_________ar, en cambio, es un comportamiento natural para los arqueólogos y ciertos tipos de ingenieros.

Te están esperando las soluciones.

Dudas lingüísticas 15

Enrique: dudas variadas

Deseo hacerte unas preguntas, la mayoría de ellas sobre expresiones que emplean locutores y periodistas.

¿Qué es lo correcto: Se venden ordenadores o Se vende ordenadores?

Las dos son correctas, pero son estructuras diferentes: pasiva refleja e impersonal con se, respectivamente. La primera es, con diferencia, la más frecuente.

¿Es correcta la expresión Qué horas son en lugar de Qué hora es?

Es un americanismo. A los lectores de España les diría claramente que la eviten; a los de América, que tengan en cuenta que es una forma marcada. En casi todas las situaciones, la versión en singular será la apuesta más prudente.

¿Es correcto decir mensaje de texto? Los locutores dicen, por ejemplo, “Envíe un mensaje de texto con la palabra promoción“.

Se dice así, por lo menos en mi variedad de español.

¿Puedo decir cartel en lugar de cártel al referirme a esas organizaciones ilegales?

De las dos formas se puede decir. Yo prefiero cartel por motivos etimológicos, pero esto no pasa de ser una preferencia personal.

¿Debo evitar decir a las afueras de la ciudad y sustituir esa expresión por en las afueras de la ciudad? Ejemplo: El hecho ocurrió a las afueras de la ciudad.

No lo evites de ningún modo. La expresión a las afueras (de) está lexicalizada.

Isabel: listalistado

Huele a fin de semana y a verano como que ¡¡ya!! Para cuando tengas un hueco en esta sección, me gustaría saber si es correcto decir, por ejemplo:

(1) Esta aplicación muestra un listado de tus contactos.

(2) Esta aplicación muestra una lista de tus contactos.

¡¡Gracias y feliz finde!!
Isabel

Respuesta:

Hola, Isabel:

Si vas al Diccionario del español actual (Manuel Seco y otros), comprobarás que listado es simplemente un sinónimo de lista. Las dos expresiones nos llevan al mismo lugar y ambas se pueden usar tranquilamente.

El diccionario de Seco es una magnífica obra lexicográfica que no ha tenido la difusión que se merece (probablemente porque solo existe como libro impreso). Si me está leyendo algún gerifalte de alguna fundación o de algún ministerio, por favor, denle a la editorial el dinero que se cree que va a ganar imprimiendo resmas de papel y que lo pongan de una vez en Internet para que la gente lo pueda utilizar. No andamos sobrados de buenos diccionarios de nuestra lengua.

Claudia: -ente, -enta

Buenas tardes, Alberto:

Mi nombre es Claudia. Me preocupa que se esté popularizando el uso de la terminación -enta en vocablos como presidente o gerente. Tengo entendido que la terminación -ente no tiene formas masculinas y femeninas diferentes. Entonces, todas las palabras del estilo de mi ejemplo deben llevar la terminación -ente y no -enta, ¿no es así?

Me gustaría que me explique por qué políticos, periodistas, docentes y universitarios, tanto como gente común, llaman a la señora Cristina Fernández la presidenta. Cuando lo puse en discusión en una reunión, una amiga investigadora de una universidad nacional y escritora de una fundación contra violencia de género, me increpó diciéndome que eso está en desuso y que ahora es indistinto pues se trata de una cuestión de género y las mujeres tenemos el mismo nivel de importancia y jerarquía social que los hombres. Creo que esto último no está en discusión, aunque no me parece que eso mismo sea motivo para modificar una regla gramatical.

Sigo su blog y es un placer leerlo.

Muchas gracias y buenas tardes,

Claudia

Argentina

Respuesta:

Hola, Claudia:

Nuestros actuales sustantivos en -ente proceden de los participios de presente del latín, que no cambiaban de terminación para cambiar de género, pero eso era en latín y desde entonces ha llovido mucho. Lo que era un participio ha perdido su naturaleza verbal y lo que constituía un paradigma morfológico unitario está en proceso de cambio.

Por lo que respecta al género, tenemos dos tipos diferentes de sustantivos terminados en -ente:

a) Algunos son comunes en cuanto al género, como cantante. Decimos el cantante y la cantante, sin necesidad de alterar la terminación para expresar la alternancia de género. Esto mismo ocurre con estudiante, votante y otros muchos.

b) Otros, en cambio, sí modifican su forma para expresar la moción de género. Aquí tenemos algunos de larga tradición como parturienta, farsanta, clienta, asistenta o regenta; y otros más recientes como presidenta. Lo que ha ocurrido con este segundo grupo es que se han pasado al modelo de jefe, jefa. El nuevo paradigma le va ganando terreno al antiguo.

Hasta aquí, la explicación técnica. Esta no soluciona ningún tipo de discusión política y, sobre todo, no la debe suplantar. Yo, como lingüista, puedo explicar mal que bien cómo está hecha la lengua, pero no cómo debería ser el mundo.

Diana: algún libro sobre historia de la lengua

¿Podrías recomendarme algún libro interesante que trate del origen de la lengua española y alguno confiable que trate de la historia de España?

¡Muchas gracias y que tengas un buen día!

Respuesta:

Si quieres un libro de divulgación que es ameno y al mismo tiempo está escrito con rigor, te recomiendo el mismo que mencionaba la semana pasada: La aventura de las lenguas en Occidente de Henriette Walter. El problema es que está agotado y, al parecer, la editorial se resiste a ofrecernos algo tan básico como una edición electrónica. Lo puedes encontrar en bibliotecas. Si lees francés, te recomiendo que acudas directamente a la versión original, que te será más fácil de conseguir.

Si lo que te interesa es más bien un manual universitario, la obra básica sigue siendo la Historia de la lengua española de Rafael Lapesa. Se lee estupendamente. Está escrito con dos ingredientes fundamentales: un excelente estilo y amor por la materia. Detrás de libros como este hay una concepción de la labor de un profesor universitario que tiene poco que ver con los hacedores de papers en que algunos quieren convertir a la profesión.

En cuanto a la historia de España, creo que mis colegas historiadores te podrían aconsejar con más criterio.

Eduardo: y/o, y/u

Alberto:

A propósito de conjunciones, ¿es válido el uso de la combinación y/o? Por ejemplo:

(3) El cheque podrá ser cobrado por el denunciante y/o por el Juez (queriendo decir por ambos o por uno de ellos).

Si fuera válido, ¿sería correcto escribir Espero vuestros comentarios y/u observaciones?

Saludos,

Eduardo

Respuesta:

Hola, Eduardo, he recibido varias consultas sobre esa cuestión esta semana. Más que válido o no válido, aquí se trata de lo siguiente: a) ¿es necesario?, y b) ¿es buen estilo?

Te propongo esta redacción para el ejemplo (3):

(4) El cheque lo podrá cobrar tanto el denunciante como el juez.

Tú mismo tendrás que decidir cuál te parece mejor. En cuanto al y/u, sí, habría que cambiar la forma de la conjunción si la siguiente palabra empieza por o; pero ¿estaríamos diciendo algo que no digamos con esto otro?:

(5) Espero vuestros comentarios y observaciones.

Cuando se escribe, debemos preferir lo sencillo a lo complicado. Cuanto menos trabaja el autor, más se tiene que esforzar el lector.

Haydée: números en letra o en cifra

Saludos, Alberto:

Abrazo desde Puerto Rico. Directo a la duda: ¿cuál es la regla para escribir los números en palabras o en números en un texto? ¿A partir de algún número se escriben en número, digamos 1 268 y si es diez, se escribe en palabra?

Espero haber expresado mi duda claramente.

Gracias,
Haydée

Respuesta:

Hola, Haydée:

El uso de cifras o de letras en la escritura presenta una gran complejidad. La cuestión se mueve entre las normas ortográficas y las convenciones ortotipográficas. En general, en textos técnicos o en textos donde sea importante la precisión se tiende a usar más las cifras. En textos más discursivos o en obras de creación se tiende a utilizar más las letras. Sin embargo, solo debemos recurrir a estas cuando nos encontramos ante expresiones que son fáciles de escribir (por ejemplo, nueve, cuarenta y ocho). Si la expresión se complica, nos pasamos a las cifras: 4 389.

Para la mayor parte de los usos podemos tomar como referencia las indicaciones del Libro de estilo de El País. No coinciden exactamente con las prescripciones académicas, pero son indicaciones claras y constituyen un modelo de prestigio al que nos podemos adherir tranquilamente. Si haces una búsqueda en Internet te podrás descargar de manera completamente legal el libro completo. Me gustaría que pudieras obtener por el mismo procedimiento la ortografía académica, pero lamentablemente no es posible.

De todas formas, espero poder ocuparme de esta cuestión en el blog más adelante.

Un saludo para todos y hasta la semana que viene.