Gerundio de posterioridad

Qué es el gerundio de posterioridad

El gerundio de posterioridad es un uso incorrecto. De hecho, es el principal error en el uso del gerundio. Se incurre en él cuando la acción expresada por el gerundio es posterior a la del verbo principal. Veamos un ejemplo:

(1) Se arruinó por culpa del bingo, muriendo en la pobreza.

En el ejemplo anterior hay dos verbos:

  • se arruinó
  • muriendo

La secuencia temporal es la siguiente:

Formulario suscripción (#5)

Suscríbete
gratis

Los errores de lengua minan la credibilidad. Recibe cómodamente artículos y vídeos semanales para escribir mejor. No tiene ningún coste. Además, te llevarás gratis un magnífico manual de acentuación en PDF.

  1. Se arruina.
  2. Muere en la pobreza.

Por tanto, la acción del gerundio sucede después de la acción del verbo principal. Estamos ante un gerundio de posterioridad de manual. Eso no se puede quedar así. Para quitar de en medio el gerundio de posterioridad vas a disponer siempre de dos soluciones, una más sencilla y otra más elaborada.

Una solución sencilla

La solución más sencilla consiste en introducir la conjunción y. Las oraciones con gerundio de posterioridad expresan dos acciones:

  • la del verbo principal
  • la del gerundio

Esta primera solución consiste simplemente en lo siguiente:

  • Creamos una oración independiente para cada una de esas acciones.
  • Cada oración tiene su propio verbo en forma personal.
  • Además, las coordinamos, es decir, las ponemos la una al lado de la otra con la conjunción y entremedias.

Cuando introduzco todos esos cambios, el ejemplo anterior se convierte en lo siguiente:

(2) Se arruinó por culpa del bingo y murió en la pobreza.

Lo que antes era un gerundio (muriendo) ahora es un verbo conjugado (murió). He colocado las dos oraciones una al lado de la otra con la conjunción y de por medio. No le indico al lector cuál es la secuencia lógica ni temporal. Simplemente, le dejo el trabajo de inferir la relación que guardan. En el mundo, lo normal es que uno se arruine primero y se muera después (y no al revés). Mi lector llegará a esa conclusión por sus propios medios.

Una solución elaborada

La segunda solución consiste en convertir la secuencia introducida por el gerundio en una oración de relativo. Este es el resultado para nuestro ejemplo:

(3) Se arruinó por culpa del bingo, por lo que murió en la pobreza.

Ahora estoy indicando cuál es la relación lógica que guardan la primera acción y la segunda. Ese por lo que le indica al lector que la una es la causa de la otra. Esta segunda opción puede dar lugar a construcciones bastante complejas. Voy a complicar lo anterior:

(4) Se arruinó por culpa del bingo, como consecuencia de lo cual murió en la pobreza.

Esta reformulación tiene la ventaja de que es muy precisa, pero presenta el inconveniente de que resulta un tanto enrevesada. Ahí ya te corresponde a ti decidir en cada caso concreto si te merece la pena ese extra de precisión o si es preferible la solución sencilla con la conjunción y.

Una solución que siempre está al alcance de la mano

Naturalmente, existe una tercera solución que está disponible en cualquier tipo de texto ante cualquier problema de redacción: reformularlo por completo. Voy a aplicar esto a nuestro ejemplo:

(5) Se arruinó por culpa del bingo. El resultado fue que murió en la pobreza.

El consejo del Prof. Bustos

Presento alternativas de redacción porque en este curso me interesa dejar clara una idea: un mismo estado de cosas del mundo se puede expresar lingüísticamente de múltiples formas. Mi experiencia de décadas como profesor me dice que quienes se sienten más inseguros con el lenguaje tienden a creer que hay una forma de decir las cosas. Al contrario, muchas veces la solución a un problema lingüístico consiste simplemente en buscar una manera completamente diferente de expresar la misma idea. El lenguaje es increíblemente flexible. En cada momento, te conviene valorar cuál es la solución más adecuada para tu texto y, sobre todo, para tus lectores.

En resumen, esta es la secuencia que debes evitar:

  1. Se produce la acción del verbo principal.
  2. A continuación, se produce la acción del gerundio.

Tú no quieres escribir así

Hago una aclaración antes de cerrar el artículo. En teoría, es disculpable el gerundio de posterioridad cuando la acción del gerundio es inmediatamente posterior a la del verbo principal. En la práctica, eso no te ayuda a redactar mejor. Tu objetivo debe ser no solo escribir correctamente, sino que además lo parezca. Esos gerundios de posterioridad con acciones inmediatas siguen siendo gerundios de posterioridad. Van a seguir chirriando. Créeme: no es el tipo de melodía que quieres en tu texto.

El lenguaje comercial redicho

Aprovecho para añadir que el gerundio de posterioridad es típico del lenguaje comercial redicho. El gerundio suena importante porque lo asociamos con el tonillo oficial del lenguaje jurídico y administrativo (ya mencioné que el uso y abuso del gerundio es un vicio extendido en este ámbito). Cuando alguien intenta venderme algo a base de gerundios, yo salgo corriendo a toda velocidad. Me ahorra dinero y desdichas gramaticales.

Ejercicio: gerundio de posterioridad

Te propongo este ejercicio para que consolides lo aprendido.

1. Milón puso en práctica con constancia su famoso método del toro, desarrollando una fuerza extraordinaria.
2. Trabajó como minero durante muchos años, desarrollando silicosis al final de su vida.
3. Casqué la nuez golpeándola con el teléfono móvil.
4. Milón se puso fuerte paseando un toro en brazos.
5. Avanzaba contracorriente impulsando la embarcación a fuerza de remos.
6. Hemos rediseñado nuestra estrategia de ventas, logrando un incremento de la facturación del 23 %.
7. Habiendo oído a los testigos, el juez dio por finalizada la sesión.
8. Susanita estudió su carrera en cuatro años, encontrando un empleo como ingeniera en una multinacional.
9. El vuelo procedente de Madrid tuvo un trayecto plagado de incidencias, siendo imposible efectuar la correspondencia en Filadelfia.
10. Probaron con un láser, pero al final hubo que depilarle las cejas tirando con unos alicates.

 

Vídeo: El error capital del gerundio

YouTube video

1 comentario en “Gerundio de posterioridad”

  1. La verdad es que me ha aclarado muchísimo, tenía lío con el gerundio, y claro, que es que no puede expresar la posterioridad. Gracias

Los comentarios están cerrados.