Ene 312009
 

Hablar en público es una experiencia terrorífica para muchas personas. Después de unos cuantos años trabajando con mis estudiantes, me he permitido recoger aquí los diez fallos que más se repiten; por decirlo de alguna forma, el hit parade de los errores garrafales al hablar en público:

1. Olvidarse de la introducción: Empieza presentando el tema y avanzando brevemente el contenido.

2. Preparar material para doce presentaciones (y pretender contarlo): El miedo suele ser a quedarse sin nada que decir. En la práctica suele pasar más bien lo contrario.

3. Hablar demasiado deprisa: ¿Has intentado alguna vez llenar una botella de aceite con un embudo? ¿A que enseguida se sale? Pues lo mismo les pasa a las cabecitas de tu público.

4. Hablar hasta que te retiran la palabra: Nunca llegues a este extremo. Es una de las mayores desgracias de un orador.

5. No vocalizar: Respira profundamente y deja que el aire al salir te vaya marcando el ritmo de la pronunciación. Y no te comas trozos de las palabras: pronuncia cada sonido individual.

6. No mirar al público: Si tú no los miras, ¿cómo quieres que ellos te escuchen?

7. El baile de san Vito: Estate quieto. Planta bien los pies en el suelo y cuenta lo que tengas que contar.

8. Leer: Ni se te ocurra. ¿Para qué quieres la cabeza? Apréndetelo.

9. Contar cosas que no entiendes: Tú no te enteras ¿y pretendes que se enteren los demás?

10. Saltarse la conclusión: Siempre, siempre, siempre recapitula al final recogiendo las ideas más importantes.

Son fallos de principiante. No vayas a caer en ellos.

 31 de enero de 2009  lengua oral

  3 comentarios en “Diez fallos que debes evitar en una exposición oral”

  1. Muy buen decalogo, bastante preciso, yo todavia sigo luchando contra todas estas cosas.

    Y felicidades por el blog, es realmente bueno y esta muy bien diseñado, y sobre todo es muy interesante. En particular el tema de las etimologias, un tema que me encanta aunque yo estudie arquitectura.

    Saludos.

  2. Creo que has acertado muy bien con tu decálogo pero, a mi modo de ver, te faltan dos “cositas” que, si bien no se practican demasiado son muy recomendables:
    1- Comienza tu intervención con una broma, un chascarrillo, un comentario de actualidad, cualquier cosa que “ponga cómodo” al auditorio,(sólo te llevará un minuto).Los franceses lo llaman “mise a l’aise”. A partir de ahí… el tema de hoy es…
    2- Termina dando las gracias a los asistentes por la atención que te han prestado. Esto quizá no sea demadiado aplicable en la Universidad porque se supone que el profe está muy por encima de los alumnos, pero te aseguro que es tremendamente eficaz en la formación de adultos

  3. Hola, llevo un tiempo leyendo este FANTÁSTICO blog, he venido a través del enlace de otro blog estupendo, JÚBILO MATINAL.
    Casualmente, he comenzado mi formación como oradora con el número uno, Marco Fabio Quintiliano. Apuntando alto, quizá pueda despegar siquiera un poco del suelo.

    Saludos,