Feb 262019
 

En español tenemos dos verbos que presentan formas parecidas, pero cuyos significados son completamente diferentes: espiar y expiar.

Espiar es ‘observar disimuladamente’, ‘hacerse con información secreta’, como en este ejemplo:

(1) ¿Ve aquella ventana? La del todo naranja… Desde allí nos espiaba mi padre cuando mi madre y yo bajábamos a la playa [Alberto Vázquez-Figueroa: Marfil].

Este verbo se escribe con ese.

Después está expiar, con equis, que resulta mucho menos frecuente, pero que también existe y hay que conocer. Significa ‘purgar culpas o pecados’ y también, dicho de un delincuente, ‘cumplir la condena impuesta por un tribunal’. Veamos un ejemplo:

(2) He faltado a la moderación, a la humildad, a la paciencia que me impone el sacramento; he faltado, y tendré que expiar mi culpa… [Benito Pérez Galdós: Episodios nacionales III: De Oñate a La Granja].

El personaje que habla en el ejemplo (2) tiene que realizar algún tipo de sacrificio, confesión, etc., que le permita limpiarse de la culpa a la que se refiere.

La confusión entre estos dos verbos viene por la pronunciación de la equis en posición final de sílaba (ex-piar). En España, lo más frecuente es pronunciar esa equis como una simple ese. Esa es la pronunciación que resulta de la evolución desde el latín al castellano y casi siempre es la más recomendable (al menos, en este país nuestro). Sin embargo, en el caso concreto de este par de verbos, da pie a la confusión entre uno y otro porque ambos sonarán igual: [espiár]. Por eso, este es uno de los pocos casos en que procuro pronunciar la equis final de sílaba como [ks]. De esa manera se evitan confusiones.

No creo que nadie tenga dificultades para recordar que espiar se escribe con ese. Pero si alguien necesita una nemotecnia para recordar la ortografía del segundo verbo, le sugiero que piense en que su significado tiene que ver con pecados. En la tradición cristiana, Jesús murió en la cruz para lavar los pecados de la humanidad. ¿Y qué es una equis sino una cruz?

COMPÁRTELO
 26 de febrero de 2019  léxico, ortografía, verbo