Sin sabor, sinsabor

Las dudas ortográficas sobre cuándo hay que escribir junto y cuándo separado son enormemente frecuentes. Una de las que te pueden asaltar es si conviene escribir sinsabor (en una sola palabra) o sin sabor (en dos palabras).

Un sinsabor (escrito junto) es un disgusto que nos llevamos, un pesar que sufrimos en un determinado momento. Te ofrezco un ejemplo que está tomado nada más y nada menos que de una carta que le dirige san Juan de la Cruz a una carmelita descalza en el año 1590:

(1) Cuando se le ofreciere algún sinsabor y disgusto, acuérdese de Cristo crucificado y calle.

San Juan de la Cruz: Epistolario

El consejo del santo a la monja es claro y directo: si te llevas algún disgusto o sufrimiento en esta vida, acuérdate de lo que sufrió Jesús en la cruz… ¡y te aguantas! No sé si está en la línea de lo que nos recomendaría hoy nuestra psicóloga de cabecera, pero eran otros tiempos. Es interesante en (1) el futuro de subjuntivo (ofreciere), que en la lengua de nuestros días ya ha caído en desuso. Fíjate también en que el autor insiste en la idea de sinsabor. La remacha con un sinónimo por si acaso no ha quedado clara: sinsabor y disgusto.

Sinsabor es un sustantivo. Esto se le nota en que admite el plural. De hecho, en el español actual preferimos la forma de plural. Por eso me he ido hasta el siglo XVI para encontrar un ejemplo claro y rotundo de su uso en singular (pero no me ha importado porque yo siento una cierta debilidad por la obra de san Juan de la Cruz). A la hora de seleccionar un ejemplo en plural, disponía de más material para elegir. Te ofrezco uno de la novelista Isabel Allende:

(2) Su hijo Tongi, quien se ha convertido en un hombrón muy guapo, no quiere saber de los sinsabores sentimentales de su madre.

Isabel Allende: La suma de los días

Por su parte, sin sabor (separado) es una combinación perfectamente regular de la preposición sin y el sustantivo sabor (‘sensación dulce, salada, amarga, etc., que produce una sustancia cuando la ponemos en la boca’). Una cosa sin sabor es una cosa insípida, es decir, que no sabe a nada, que no estimula el sentido del gusto. Lo vamos a ilustrar con el ejemplo (3) para que todo quede completo:

(3) Fue la primera vez que sintió en la boca algo sin sabor. Ni dulce, ni salado, ni amargo.

Amanda Pedrozo Cibils: Mujeres al teléfono y otros cuentos

En resumen: un sinsabor es un disgusto que padeces; en cambio, una cosa sin sabor es la que te resulta insípida cuando te la llevas a la boca.