Usía

Usía es un tratamiento de respeto que ha ido cayendo en desuso en el trato corriente, pero que conserva cierta vigencia en circunstancias formales (al menos en mi país, España).

Esta forma constituye un hermoso ejemplo de cómo las expresiones lingüísticas se van desgastando por efecto del uso y la convencionalización. Su origen lo encontrarás en la fórmula vuestra señoría, que fue rodando por esta pendiente hasta quedar reducida a usía:

vuestra señoría > vueseñoría > useñoría > usiría > usía

También se documentan formas intermedias como vuseñoría o vusiría.

Nuestros antepasados castellanos eran extremadamente formalistas. Por eso, prestaban una atención desmedida al tratamiento que debían otorgar a cada cual según la posición relativa que ocupaban los interlocutores dentro de la escala sociedad. El trato de solamente era aceptable en el ámbito íntimo y familiar. Fuera de ahí, se reservaba para dirigirse a los inferiores.

Pero, además, la obsesión por el trato ceremonioso provocó una erosión de las formas de respeto. El gran perjudicado ahí fue vos, que se devaluó por completo. Entre iguales, podía resultar pasable si había mucha confianza (pero de verdad tenía que haber mucha confianza). De lo contrario, lanzarle a alguien un vos era poco menos que arrojarle un guante o soltarle una bofetada. ¿Por qué? Vos había caído en picado dentro del trato social. Lo que había sido una forma ceremonial se fue acercando cada vez más al tú. Llegó un momento en que el hablante podía utilizar el pronombre vos para marcar superioridad respecto de su interlocutor (o para rebajar a este, que al final es lo mismo). Ante esta situación, empezaron a surgir formas de respeto alternativas como vuestra merced (que desembocó en nuestro actual usted) y vuestra señoría, que dio lugar a usía.

Usía tiene su origen en una expresión comparable a la que dio lugar a usted. Por eso no es de extrañar que se utilice con la misma persona verbal que usted. Decimos usted tiene, usted desea, etc., y lo mismo hacermos con usía: usía tiene, usía desea, etc. Esto hoy funciona como una segunda persona de respeto; pero lo que hay detrás son las formas de tercera persona: las que corresponden a él/ella. Una manera de manifestar respeto y deferencia hacia nuestro interlocutor consiste en dirigirnos a él como si fuera un tercero. Así damos a entender que se trata de una persona tan importante que no podemos hablarle directamente. Viene a ser como si desviásemos la mirada en señal de respeto en lugar de mirarle directamente a la cara.

¿Y qué ocurre con la concordancia de género? Usía es de género gramatical femenino. Por eso, los adjetivos que aparecen junto a esta forma adoptan el femenino: usía ilustrísima. Pero cuidado: para que esto ocurra, el adjetivo tiene que modificar directamente a usía. Para que nos entendamos: tienen que aparecer el uno al lado del otro. Si la relación entre usía y el adjetivo se establece a través de otras palabras, entonces nos vamos a fijar en el sexo de la persona en cuestión. Si es un hombre, la concordancia la haremos en masculino: Ruego a usía que sea magnánimo. Y si nos referimos a una mujer, la concordancia se desplazará al femenino: No necesito explicar a usía cuán apreciada es entre nosotros. Esto es lo mismo que ocurre con tratamientos como alteza, excelencia, santidad, etc.

Como todos los tratamientos, se escribe en minúscula cuando lo empleamos con todas sus letras (lo puedes comprobar en los ejemplos del párrafo anterior). En cambio, sí que se usa la mayúscula para la abreviatura. Esta es V. S. porque se forma a partir de la expresión originaria vuestra señoría. También puedes utilizar V. I., que procede de vuestra señoría ilustrísima.

Y para que todo esté completo, añadiré que el plural es usías.

Como decía al principio, esta forma ha desaparecido del trato corriente. No obstante, sí que conserva su lugar en algunos ámbitos del Estado y la Administración que destacan por su carácter jerárquico. En España, al menos, se sigue utilizando para dirigirse a jueces y ciertos mandos militares como coronel, capitán de navío, etc.

Espero que este artículo haya complacido a usía.