jun 122009
 

Hay quien se queja de que nuestra lengua contiene cada vez más palabras del inglés. El intercambio de vocabulario es un proceso normal entre lenguas que están en contacto, y el español y el inglés lo han estado siempre; primero en Europa y después en América. Por eso también el inglés ha tomado y toma palabras del castellano.

Casi todas tienen que ver con realidades hispánicas que se han exportado a otras culturas. Dentro de estas tiene un papel muy importante la comida. Ahora que estoy en California me encuentro a diario en inglés con nombres de comidas como burrito, fajita, chile, quesadilla o tortilla. Esta última no se refiere a nuestra tortilla española a base de patatas y huevo sino a la mexicana de maíz; pero también la gastronomía española ha deslizado en la lengua inglesa el nombre de algunas de sus especialidades. Sangría es ya todo un internacionalismo, como lo es paella y, sobre todo, las tapas.

Una institución hispánica que ha triunfado en el mundo entero es la siesta y con el hábito de echar una cabezadita hemos exportado la palabra. Otra institución hispánica que se tiene muy presente en otras culturas, ya sea con admiración, ya sea con espanto, son los toros. En inglés encontramos las palabras torero, toreador, matador y, por supuesto, olé. Por cierto, alguna vez me he encontrado con algún español indignado por esa forma toreador, que les parece una deformación de torero. Lo cierto es que esa palabra existe en español, aunque es una forma que ha caído en desuso. Ya que estamos hablando de la relación del hombre con los animales, hay que mencionar también el rodeo.

Dentro del vocabulario más popular y expresivo no podemos olvidar cojones. Quizás hubiéramos podido darle al mundo anglosajón algún concepto relacionado con las ciencias, las artes o la espiritualidad, pero por el motivo que sea parece que este tuvo más éxito. Quizás por eso mismo triunfaran también dos ideas asociadas a la más rancia tradición hispánica como macho y machismo. Esperemos que todo esto se pueda compensar, al menos en parte, con uno de mis préstamos favoritos: amigo. Y si no, seguro que podrán con ello nombres como muchacha y señorita.

En relación con la exploración y conquista del continente americano tenemos palabras como conquistador y eldorado. En esta época el castellano actuó como mediador para la difusión de vocabulario de las lenguas nativas de América a otras lenguas del mundo. Así, tomate, patata, chocolate o tabaco se convirtieron en corrientes bajo las formas anglicadas tomato, potato, chocolate, tobacco. También han quedado topónimos como California, San Francisco, Los Ángeles, Colorado, Nevada o Florida, por mencionar solo unos pocos.

La historia y la política, generalmente convulsas, de los territorios de habla española también han dado nombres como guerilla, que se popularizó a partir de las guerras napoleónicas, junta, en el sentido de grupo de militares que detenta el poder por la fuerza, o incluso barbudos por los de la revolución cubana.

La literatura ha aportado amantes legendarios como Don Juan o visionarios como Don Quijote (Don Quixote).

Estos son solo un puñado de ejemplos, pero cualquiera que tenga algo de experiencia de los países de habla inglesa nos podrá aportar muchos más.

Comenta este artículo en las redes socialesShare on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on Twitter1
 12 de junio de 2009  , ,

  12 comentarios en “Palabras españolas en inglés”

  1. Me parece muy interesante el blog. Me pregunto, sin embargo, si no se trata de dos fenómenos distintos. En lo que se refiere a ejemplos como ‘fajita’, ‘quesadilla’, ‘sangría’, y ‘torero’, por ejemplo, no se trata simplemente de un préstamo de palabras, sino de la introducción a la lengua de todo un nuevo concepto. Desde un punto de vista de las actitudes lingüísticas, me parecen más interesantes los ejemplos ‘cojones’, ‘machismo’, ‘amigo’, y ‘señorita’, porque el inglés ya tiene palabras para designar los conceptos correspondientes. Será que las palabras españolas tienen más prestigio?

  2. Saludos y felicidades por el blog.

    Un apunte comico: hace poco vi en la tele un reportaje en la tele sobre jose manuel calderon, el jugador extremeño (de mi pueblo por cierto) de la nba. Pues bien la camara enfoco a un compañero de equipo, americano de raza negra, que solo acerto a decir unas intrigantes palabras: “Telemundo…”

    Xao. Que alguien conteste si sabe lo que significa. (>_<)

  3. Alberto:

    Acabo de leer la última entrada de tu ‘bitacora’ y me ha parecido excepcional. Cierto, has cambiando el concepto de tus entradas y las estás haciendo más abiertas, más libres, más literarias y, sin embargo, no estás renunciando a tu esencial planteamiento filológico. Así, quienes no somos expertos en tu ciencia, tenemos más posibilidad de descubrir en tu blog un excelente amigo y consejero.

    Muy bien lo de cojones, habrá que averiguar si también dicen acojonar y acojonante (Diccionario del Español actual / M. Seco y otros) y una variedad irónica llena de lucidez que utilizaba un querido amigo ya fallecido cojonoteca (lugar donde se depositaban los cojones de los acojonados)

  4. Las palabras referidas a la comida entran a la vez que los nuevos platos: Si gusta una comida de otro país, normalmente recibe el nombre original. Por eso la comida mexicana es una filón de palabras hispanas para el inglés: a las que propones podríamos añadir “jalapeño” (Jalapeño Pepper)con la peculiar ñ y todo.
    Siguiendo con las comidas y alimentos, el inglés tomó del español las palabras que este había elegido entre las lenguas indígenas para los nuevos alimentos llegados de América: “tomato”, “potato”, “chocolate”…
    Aunque sean arabismos, “coffee” y “orange” también llegaron al inglés desde el español, aunque el recorrido en algún caso haya sido largo: qahwah (árabe)> kahve (turco)> caffe (ital.)> café (esp.)>coffee (ingl.)
    Fruto de nuestras antiguas relaciones bélicas, se quedaron con nuestro “cannon” (< 'cañón', aumentativo de 'caño')

  5. He leído frecuentemente en inglés, diría yo que sobretodo en Estados Unidos, el término “aficionado” como sinónimo de entendido en alguna materia. Cigar aficionado, por ejemplo, sería algo así como un sibarita de los puros…

  6. Sin querer llegue hasta tu blog, (de antemano un disculpa pero el teclado que tengo no tiene acentos), me resulto muy interesante, sobre todo esta entrada. Cabe puntualizar que como ya lo mencionas, el principal foco de influencia del español en el idioma ingles es latinoamerica, y muy en preciso Mexico; tal vez por la cantidad de personas que hay en Mexico (el pais con mas poblacion hispanoparlante) y en EEUU (el pais con mas angloparlantes), bajo esta idea siento que la influencia no es directamente hacia el ingles, sino al ingles americano, pues me resulto un tanto soprendente que no hay tantas palabras en español en el Reino Unido, como en EEUU (soprendente en el sentido de que la influencia del cine americano en el Reino Unido es muy clara y pesar de eso, en terminos generales, no conocen palabras como piñata, etc).

    En los ejemplos que tu mencionas el significado puede no ser el mismo al que todos puedan suponer, tal es el caso de “amigo” que en Mexico lo usamos si queremos llamar la atencion de un desconocido en la calle, para pedirle algun informacion por ejemplo, y es asi como ha pasado a EEUU, principalmente en Texas. Tambien lo es “señorita” que no es usado en sustitucion de “Miss” sino mas bien como una palabra de cortejo, como antes se hacia en Mexico.

    Incluso expresiones que pueden sonar un tanto extrañas para otros hispanoparlantes son muy conocidas en EEUU, “ahorita”, “ya mero” por mencionar algunas.

    Y para finalizar, con la que mas me han identificado cuadno viajo es la frase “Hasta la vista”, ya saben a que pelicula agradecerle.

  7. Me encanta tu blog. ¡Felicidades!

    Me parece genial como describes lo que viene siendo el intercambio ‘virtual’ de conocimientos. Yo también comencé un blog hace poco acerca del lenguaje español. Como todo ‘blogista’ estoy expuesta a comentarios y criticas. Una critica que me hace recapacitar mucho en tu comentario, es que en verdad, en internet no se puede conversar tan rígidamente como en un libro o revista. Es decir, el lenguaje virtual se vuelve un lenguaje descriptivo, no prescriptivo.

    Respecto a las palabras que proceden de Latinoamérica, de verdad que te felicito por tu perspectiva, ya que a mi parecer no hay como enriquecer un vocabulario, mas que limitarlo y que se vuelva frígido. El lenguaje, cual sea, es algo ‘vivo’, que evoluciona, no como las matemáticas.

    Definitivamente “El foco de influencia principal del español sobre el inglés no está en este rabito de Europa que es España sino en Latinoamérica” de lenguas autóctonas: Maya, Nahuatl, por mencionar algunas, con todas esas palabras como chocolate, tomate…

    En horabuena, felicidades por esta oportunidad.

  8. Para designar al insoportable insecto, en inglés también se utiliza la palabra española: mosquito.
    Enhorabuena por el blog.

  9. Otra es “ranch”, que viene de “rancho” (cuántas veces hemos oído lo del rancho que George Bush posee en Texas)

  10. Entre las palabras referentes a la pol … Ver másítica hay al menos otra muy importante y además relacionada con las que citas (juntas, guerrilla) como es liberal, nombre que se dieron a sí mismos los partidarios de introducir un sistema constitucional con libertades en las Cortes de Cádiz. La palabra pasó al francés, inglés, italiano, etc., y tanto “liberal” como su derivada “liberalismo” son conceptos insustituibles en la historia y la ciencia política internacionales.

    P.D. Desconocía que “cojones” se utilizase en inglés. Siesta, fiesta, cojones, olé, toros, sangría… no me extraña que tengan una visión tópica de España y el mundo hispánico

  11. Quería decir a la política.

  12. Don´t forget the word machete…