Oct 042013
 

El día de la semana que hoy conocemos como viernes se nombró originariamente en honor de la diosa Venus.

Viernes procede de la expresión latina Veneris dies, o sea, ‘día de Venus’; pero antes de llegar a la forma actual tuvo que dar algún que otro paso. La palabra dies (‘día’) era opcional en latín, de manera parecida a como hoy podemos decir el mes de agosto o, simplemente, agosto. El castellano viernes desechó la palabra día, que, sin embargo, se conservó en otras lenguas románicas:

  • Catalán: divendres
  • Francés: vendredi
  • Italiano: vener

Vemos además en los ejemplos de arriba que la palabra en cuestión se traía un cierto baile, porque lo mismo se podía poner antes o después del nombre de Venus.

La Venus Verticordia de Dante Rossetti

La Venus Verticordia de Dante Rossetti

No acabaron aquí los cambios en el paso del latín al castellano. Veneris era palabra esdrújula (véneris). Como consecuencia, la segunda e se pronunciaba muy débil. Prueba a pronunciar típico muy deprisa y comiéndote la segunda i; verás cómo apenas se nota. Esto es una muestra de que hoy siguen funcionando los mismos mecanismos fonéticos.

El caso es que los hablantes acabaron comiéndose del todo la segunda e de veneris. Todavía hoy tenemos un testimonio de este estadio en el nombre de este día de la semana en gallego: venres. A juzgar por el resultado, esa pronunciación no tenía mayor dificultad para los gallegos, pero por alguna razón a los órganos fonadores castellanos se les atragantaba en época medieval, así que acabaron dándoles la vuelta a las consonantes.

Solo queda por explicar un paso que me he saltado antes para no complicar más las cosas: la e que se pronunciaba acentuada diptongó y se convirtió en -ie-. Todavía hoy podemos apreciar este cambio fonético en alternancias como la de fregar/friego, que dependen de dónde recaiga el acento en la pronunciación.

Para terminar puede ser interesante que leamos juntos el artículo de Covarrubias para la palabra viernes en su Tesoro de la lengua castellana o española, que fue el primer diccionario del español:

VIERNES, vno de los dias de la semana, dicho assi por los Gentiles, en honor de la diosa Venus, o del planeta Venus. La Iglesia Catolica le dio nombre de sexta feria, y en ella hazemos remembrança de la passion, y muerte de nuestro Redemptor Iesu Christo, y con mas particularidad el dia del Viernes Santo. Los Viernes por esta razon, son dias de penitencia, y nos abstenemos de comer carne y grosura, y fuera de los Religiosos, muchos seglares deuotos añaden el ayuno. Prouerbio. Achaques al Viernes por no ayunarle. La semana que no tiene Viernes. Todas le tienen, pero en razon de la abstinencia dezimos no auer Viernes, quando la Pasqua de Nauidad cae en este dia.

Y ya está, esta era la curiosa historia del paso desde veneris dies hasta viernes.

 4 de octubre de 2013  etimología, léxico

  4 comentarios en “Etimología de ‘viernes’”

  1. Gracias a tu estupenda explicación se da uno cuenta de que los verbos “irregulares” como fregar, temblar etc. no lo son tanto: hasta ahora no era consciente de que la alternancia ie/e depende regularísimamente del carácter tónico o átono de la sílaba en cuestión…

  2. Los germanos tradujeron “Veneris dies” cambiando la diosa latina de la belleza, Venus, por la diosa germánica de la belleza, Frida. Así tenemos friday en inglés y Freitag en alemán. Con el resto de los días de la semana hicieron algo parecido, con algunas modificaciones; por ejemplo, el día de Júpiter —jueves— se transformó en el día de los truenos —thirsday y Donnerstag— porque Júpiter es el dios de los truenos.

  3. En realidad , Donnerstag ( jueves en aleman), viene del dios Thor o Tor, el dios de los truenos. Donner significa trueno en aleman. En noruego, jueves el torsdag, el dia de Tor.
    Aprovecho para felicitarlos por la pagina, vivo en Suiza y me enriquezco con sus articulos.

  4. Muy interesante, amigo. Es de mucho merecer, todo lo que tratas en tu blog. Te agradezco y felicito; por ello.

    Fuerte abrazo