Nov 042009
 

Miércoles es, etimológicamente, el día de Mercurio. Este era para los romanos el dios del comercio, el protector de los viajeros y el emisario de los dioses.

En latín clásico, el nombre del día de la semana era Mercuri dies 'día de Mercurio'. De ahí tenía que haber salido miércole si todo hubiera seguido su curso; pero se coló una -s antietimológica por analogía con martes, jueves y viernes, que eran Martis dies, Jovis dies y Veneris dies, respectivamente. Siguiendo ese modelo, la gente empezó a decir Mercuris dies. Eso mismo es lo que le pasó a lunes.

En castellano, miércoles perdió el elemento dies porque se impuso la versión abreviada Mercuris. Sin embargo, en otras lenguas románicas sí que se conserva dicho elemento embebido en el nombre. En francés e italiano va al final (mercredi, mercoledi) porque vienen de la versión Mercuris dies. En cambio, en catalán dimecres aparece antepuesto porque salió de dies Mercuris.

 4 de Noviembre de 2009  etimología, léxico

  3 comentarios en “Etimología de ‘miércoles’”

  1. Muy interesante. Pero ¿cómo se pasa de “mercuris” a “miércoles”? y ¿por qué, de “mercuris”, en España se pasa a “miércoles” y en otros sitios a palabras diferentes?
    Si pudieras ejemplificar en este y/o en otros casos conceptos como sustrato y superstrato sería genial.
    En todo caso, ¡adelante!

  2. Los dos fenómenos principales son la diptongación de e breve en posición tónica como en “tenes > tienes” y una disimilación progresiva como la que se produjo en “arborem > árbol” (es decir, de dos sonidos iguales, en este caso /r/, cambia su calidad el situado más a la derecha).

    En cuanto al porqué, es una pregunta que no tiene respuesta. La lingüística histórica no da explicaciones causales. No puede hacerlo. Lo único que puede hacer es explicar el cómo.

  3. Y cómo no, en inglés es Wednesday o Wotan’s Day, el día de Odín. Curiosamente seguimos “compartiendo” el lunes (día de la luna), ya que Monday es “Moon’s day”, el día de la luna. El domingo nuestro seguiría siendo el día del sol (sunday), de no ser porque a “alguien” se le ocurrió cambiarle el nombre por aquello de El día del Señor (Domine, domingo), etcétera.