Abr 282008
 

[Actualizado, ampliado y mejorado el 11 de febrero de 2020] Una duda muy frecuente es la que plantea el uso de cualquier, cualquiera y cualesquiera. Para emplear la forma adecuada, tenemos que fijarnos en primer lugar en si va acompañando a un sustantivo o no. Cuando hay sustantivo, lo importante es lo siguiente: a) Si

Sigue leyendo →
Mar 082008
 

En latín no existía el artículo. Este es una innovación de las lenguas románicas a partir de un demostrativo ille, illa que significaba ‘aquel’: Illem hominem ‘aquel hombre’ > el hombre Illam civitatem ‘aquella ciudad’ > la ciudad En este proceso, el demostrativo original experimenta diversos cambios. Se reduce su sustancia fónica. Esto salta a

Sigue leyendo →
 8 de marzo de 2008  determinante, etimología
Dic 272007
 

Las formas atril y amoto son el resultado de sendos procesos de reanálisis que han alterado las fronteras entre el artículo y el sustantivo. Nuestro atril procede del latín lectorile (que, a su vez, procedía de lector). Esta fue su evolución: Lectorile > latril > atril La secuencia anterior se explica porque alguien debió de

Sigue leyendo →
Oct 302007
 

Los nombres ambiguos en cuanto al género son aquellos que se pueden utilizar tanto en masculino como en femenino sin que cambie su significado. Algunos ejemplos son mar, maratón, linde, dracma y azúcar: (1) Los expertos creen que en el fondo del mar hay cientos de navíos […] [Abc, 28-10-2007]. (2) El paseo de la

Sigue leyendo →
 30 de octubre de 2007  determinante, morfología, norma, sustantivo
Oct 202007
 

Los demostrativos no se acentúan. Esta es la regla desde la publicación de la Ortografía de la lengua española de 2010. Con las antiguas reglas de acentuación se podía emplear la tilde diacrítica para deshacer algunos casos de ambigüedad. Si alguien le tiene mucho apego a esa antigua norma, la puede seguir utilizando, pero se desaconseja.

Sigue leyendo →
 20 de octubre de 2007  determinante, ortografía, pronombre
Oct 162007
 

[Actualizado, ampliado con ejercicios y mejorado el 17 de marzo de 2020] ¿Por qué decimos el arma, el águila y no la arma, la águila? La regla general es la siguiente: Los sustantivos femeninos que empiezan por a- tónica van precedidos por la forma masculina del determinante. Cuando hablo de a- tónica, me refiero a que

Sigue leyendo →