Jun 132012
 

Estas son las soluciones a los ejercicios de acentuación tirando a difíciles.

a) 1. Es incorrecta. Se debe escribir Rociito. Una secuencia de dos vocales iguales siempre es un hiato ortográfico, o sea, las dos íes pertenecen a sílabas diferentes: Ro-ci-i-to. Se trata, por tanto, de una palabra tetrasílaba y llana terminada en vocal. Como es bien sabido, estas no llevan tilde. Para acentuar correctamente esta palabra es necesario comprender cómo funciona la acentuación de los hiatos.

2. También es incorrecta. La grafía correcta es lingüista. Es una palabra trisílaba que contiene un diptongo: lin-güis-ta. Las secuencias de dos vocales cerradas diferentes se acentúan siguiendo las reglas generales, como se explica en la acentuación de los diptongos. Es una palabra llana terminada en vocal y, por tanto, no se tilda. La diéresis es indiferente a efectos de acentuación ortográfica.

3. En esta ocasión sí que es necesaria la tilde, pero porque ahora nos encontramos con una palabra esdrújula y todas las palabras esdrújulas llevan acento ortográfico. La división silábica es lin-güís-ti-ca. Una vez más, la diéresis ni quita ni pone a efectos de acentuación.

4. La acentuación es correcta. Léelo contiene una secuencia de dos vocales iguales, por lo tanto, la división en sílabas es esta: lé-e-lo. Como podemos ver, es una palabra esdrújula. El imperativo lee, por sí solo, no requiere tilde; pero cuando se le añade el pronombre átono lo, aumenta el cómputo silábico. Recuerda que los verbos con pronombres enclíticos se acentúan siguiendo las reglas generales, como se explicó al hablar de la acentuación de las palabras compuestas. La tilde de tú, por supuesto, está justificada por tratarse de una tilde diacrítica que marca el pronombre personal dentro del par tú – tu.

5. Es correcta. Es un caso análogo al de 1., pero esta vez la grafía se ajusta a las normas. Es palabra trisílaba: chi-i-ta.

6. Está debidamente acentuada. Se trata de una palabra bisílaba, aguda y terminada en vocal: chi-í. Se tilda, por tanto, siguiendo las reglas generales.

b) 1. Es incorrecta. Se debe escribir truhan. Una regla antigua permitía tildar ciertos monosílabos ortográficos como este y alguno de los de abajo. No era la opción preferida, pero se permitía. Ya no. Desde la publicación de la Ortografía de la lengua española de 2010, se tienen que amoldar a la regla que dice que los monosílabos no se acentúan ortográficamente. Es fácil ver que se trata de un monosílabo si tienes en cuenta que la hache no existe a efectos de acentuación. Si la ignoramos, lo que nos queda es una secuencia de vocal cerrada y vocal abierta.

2.  La acentuación de él es correcta, por supuesto, ya que es un pronombre personal y, por tanto, constituye el término marcado con tilde diacrítica dentro del par él – el. Rio, en cambio, se escribe sin tilde por las mismas razones expuestas en 1. Si sigues sin convencerte, puedes leer una explicación más detallada en Por qué no se acentúa guion.

3. Bonsái está correctamente acentuado. Se trata de una secuencia de vocal abierta y vocal cerrada, o sea, un diptongo ortográfico. Tenemos, por tanto, una palabra aguda terminada en vocal, que requiere acento. Como es sabido, cuando se ha de acentuar ortográficamente un diptongo, la tilde se coloca sobre la vocal abierta.

4. Hui está bien escrito. Estamos en el mismo caso que en 1. y 2.

c) 1. La acentuación es incorrecta. Se debe escribir Sainz. En primer lugar, hay que tener presente que los apellidos españoles se acentúan siguiendo las reglas generales. Sainz es un monosílabo, puesto que contiene un diptongo formado por una secuencia de vocal abierta y vocal cerrada. Como es sabido, los monosílabos no se acentúan.

2. En este caso, la acentuación es correcta. Se trata de una palabra bisílaba: Sá-ez. Al ser llana y terminar en zeta, hay que acentuarla.

3. Nuevamente, acentuación incorrecta. Es una palabra bisílaba: Ar- naiz. Lo que tenemos, entonces, es una palabra aguda terminada en zeta. No procede el uso de la tilde.

4. Esta es un poco más complicada. Está correctamente acentuada. Se trata de una palabra bisílaba: Sá-enz. Las dos consonantes finales nos pueden hacer dudar, pero no deja de ser una palabra llana terminada en zeta.

d) Paraguay es un trisílabo: Pa-ra-guay. Es palabra aguda. La i griega final se considera consonante a efectos de acentuación. Lo mismo ocurre con Ca-ma-güey. La diéresis, como ya hemos visto, es indiferente a efectos de la aplicación de las reglas de acentuación ortográfica. Tai-péi, en cambio, es un bisílabo. Es palabra aguda terminada en vocal y por eso se acentúa.

e) Sí, Feijoo en castellano se escribe sin tilde por ser una palabra llana terminada en vocal (Fei-jo-o).

f) Digáis y hacéis se tildan necesariamente por ser palabras agudas terminadas en -s, puesto que la sílaba final contiene un diptongo. Riais y lieis, en cambio, no se pueden acentuar por ser monosílabos, ya que las secuencias -iai-, -iei- son triptongos. Reíais, por su parte, es palabra trisílaba (re-í-ais) porque al recaer el acento en la pronunciación sobre la vocal débil -i-, esta forma hiato con las vocales fuertes que tiene a uno y otro lado, lo que da lugar a sus tres sílabas ortográficas. Como es bien sabido, en estos casos es obligatoria la tilde para marcar que se rompe el diptongo o triptongo. Reíais es, por tanto, una palabra llana con todas las de la ley.

g) 1. ¡Que cuándo va a venir tu madre! (El que inicial no tiene valor exclamativo. El cuándo, en cambio, es interrogativo. Eso explica que el uno aparezca sin tilde y el otro con ella).

2. ¡Quien calcula compra en Sepu! (Quien no tiene valor exclamativo en esta oración por más que aparezca dentro de un enunciado exclamativo).

3. Cuántos tés diferentes y a mí solo me gusta el café (El cuánto del principio es exclamativo. Las oraciones exclamativas no siempre se marcan con signos de admiración. El nombre  conserva su tilde diacrítica en plural. Solo, de acuerdo con las reglas ortográficas actuales, no se acentúa en ningún caso).

4. Sí, puede que él no dé más de sí (Una de tildes diacríticas en monosílabos).

5. Solo sé que sé a queso (dijo una patata frita) (Tilde diacrítica en  de saber; en el primer caso, con significado de conocimiento y en el segundo, de sabor).

6. Aun así, nunca está de más que sonriáis (El aun de aun así no se acentúa porque se puede sustituir por incluso. Sonriáis es un hermoso ejemplo de palabra aguda terminada en -s con triptongo en la sílaba final).

 13 de junio de 2012  norma, ortografía, soluciones

  4 comentarios en “Ejercicios de acentuación tirando a difíciles: soluciones”

  1. Sencillamente genial, para alguien como yo que tiene muchas carencias en esto de la ortografía, y se pretende aprendiz de escritor.
    Muchas gracias.

  2. Y yo me pregunto, ¿por qué es tan difícil escribir en nuestra propia lengua? No conozco ningún idioma que ponga tantas pegas a la hora de plasmar en un folio su propio lenguaje. ¿Es tan complicado llegar a un acuerdo común en el que se eliminen tildes, leísmos, laísmos, loísmos, ceceos, seseos, abreviaturas, símbolos no y sí alfabetizables, concordancias, errores de infinitivo en segunda persona, tiempos verbales innecesarios, condicionales estrictas y etcétera? Pregunto, vaya.

  3. Jonathan: en inglés, sin ir más lejos, la correspondencia entre grafías y sonidos es mucho más azarosa. Aparte del descuido (y la ignorancia) con que escriben muchos de sus hablantes.

  4. Jonhatan quizá no sea hispanoparlante y por eso le molesta nuestro sistema ortográfico. La lengua española fue la primera que organizá su escritura y su ortografía después de latín.La Academia limpia, fija y da esplendor. La regulación ortográfica, especialmente la del acento, está sumamente bien pensada y ayuda a saber cómo se dice. El inglés es un “samelsurio”, lo último que debemos imitar. El que no sepa español suficientemente, que lo aprenda y se deje de exigir que devaluemos nuestra lengua. Dudas de acento pueden surgir para cualquiera, pero para eso tenemos un razonamiento claro sobre el asunto. Él español es una lengua universal y sin reglas claras se desintegraría. Otra cosa son la variedades dialectales, que nos hacen reconocer la procedencia geográfica. Pero siempre hemos tenido un español oficial custodiado por la Academia y sus sucursales en cada país hispanohablante, incluídos los EEUU