Archivo de la categoría: pronombre

Soluciones: el cual

Corrige el ejercicio de uso de el cual. Hay diez oraciones, de modo que cada una vale un punto.

a) Galdós es un autor español el cual que es conocido por los Episodios nacionales.

b) Galdós es el autor del cual estuvimos hablando en la última clase [correcto].

c) Este problema, para el cual no hay solución, no debería preocuparnos demasiado [correcto].

d) Todas las personas con las cuales hemos hablado coincidían en que era necesario adoptar medidas más enérgicas [correcto].

e) Las personas que las cuales deseen participar en nuestra encuesta deben remitir por correo electrónico los formularios debidamente cumplimentados.

f) Los formularios, los cuales pueden ustedes descargar en nuestra página web, se deben remitir por correo electrónico una vez cumplimentados [correcto].

g) Esta es la mascota sin la cual no puede vivir [correcto].

h) Este es el balcón desde el cual se asomó el presidente antes de tropezar [correcto].

i) Este balcón, el cual se conserva tal como estaba en la época, es fundamental en la historia de nuestro país [correcto].

j) Los neutrinos, de los cuales hablaremos en el capítulo siguiente, no son lo mismo que los neutrones [correcto].

Tienes un artículo que te explica cómo utilizar el cual correctamente. Quienes se sienten inseguros en la redacción tienden a abusar del pronombre el cual porque es más largo.

Ejercicios: el cual

En este ejercicio debes decidir si el cual está utilizado correctamente. Si es correcto, indícalo y, si no, sustitúyelo por (el) que.

a) Galdós es un autor español el cual es conocido por los Episodios nacionales.

b) Galdós es el autor del cual estuvimos hablando en la última clase.

c) Este problema, para el cual no hay solución, no debería preocuparnos demasiado.

d) Todas las personas con las cuales hemos hablado coincidían en que era necesario adoptar medidas más enérgicas.

e) Las personas las cuales deseen participar en nuestra encuesta deben remitir por correo electrónico los formularios debidamente cumplimentados.

f) Los formularios, los cuales pueden ustedes descargar en nuestra página web, se deben remitir por correo electrónico una vez cumplimentados.

g) Esta es la mascota sin la cual no puede vivir.

h) Este es el balcón desde el cual se asomó el presidente antes de tropezar.

i) Este balcón, el cual se conserva tal como estaba en la época, es fundamental en la historia de nuestro país.

j) Los neutrinos, de los cuales hablaremos en el capítulo siguiente, no son lo mismo que los neutrones.

Y ahora corrígelo, claro.

Soluciones: quesuismo

Estas son las soluciones al ejercicio sobre el quesuismo. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) Es un jugador que su cuya mayor virtud consiste en no tener ninguna.

b) Me ha dicho que su primo no puede venir mañana [correcto: aquí no hay quesuismo ni nada que se le parezca].

c) El cuadro que el padre compró era un espanto [es correcta; hay un pequeño cambio de orden dentro de la oración, pero nada que nos deba preocupar].

d) Sí, hombre, la chica aquella que el cuyo coche siempre estaba averiado… [es un caso especial de quesuismo en el que no aparece el posesivo su, sino el artículo; si la construcción con cuyo nos parece forzada en la lengua coloquial, siempre podemos decir La chica aquella que siempre tenía el coche averiado].

e) Que su padre sea policía no quiere decir que él pueda aparcar donde quiera [la oración es correcta y, en este caso, la secuencia que su no tiene nada que ver con el quesuismo].

f) El estudiante que su cuyo rendimiento no es muy bueno debe esforzarse más [aquí sí que teníamos un caso de quesuismo como la copa de un pino; nuevamente, si la construcción nos parece forzada, siempre podemos sustituirla por El estudiante que no tiene un rendimiento muy bueno debe esforzarse más].

g) Los indirectos son normalmente los impuestos que las cuyas subidas hacen más daño a las rentas modestas [construcción incorrecta con el artículo].

h) Todos creen que son más importantes que sus vecinos [nada, aquí no había ningún problema; estas oraciones están para que veas que el problema no reside en la secuencia que su, sino en el tipo de construcción que hay debajo].

i) Es una regla que su cuya única razón de ser consiste en entorpecer el trabajo [era incorrecta; podríamos recurrir también a una alternativa más sencilla: Es una regla que no tiene más razón de ser que entorpecer el trabajo].

j) Que el comer y el rascar todo es empezar… [esta estaba aquí para que la reconocieras inmediatamente como correcta].

Puedes conseguir más información leyendo el artículo sobre el quesuismo.

Ejercicios: quesuismo

Este es un ejercicio para aprender a evitar el quesuismo. Tienes que decidir si las secuencias destacadas en negrita en las oraciones siguientes son correctas. Si no lo son, corrígelas.

a) Es un jugador que su mayor virtud consiste en no tener ninguna.

b) Me ha dicho que su primo no puede venir mañana.

c) El cuadro que el padre compró era un espanto.

d) Sí, hombre, la chica aquella que el coche siempre estaba averiado…

e) Que su padre sea policía no quiere decir que él pueda aparcar donde quiera.

f) El estudiante que su rendimiento no es muy bueno debe esforzarse más.

g) Los indirectos son normalmente los impuestos que las subidas hacen más daño a las rentas modestas.

h) Todos creen que son más importantes que sus vecinos.

i) Es una regla que su única razón de ser consiste en entorpecer el trabajo.

j) Que el comer y el rascar todo es empezar…

Ahora, corrige el ejercicio.

Cuándo se utiliza ‘el cual’

El cual es un pronombre relativo que alterna en su uso con que. Sin embargo, uno y otro no son intercambiables. El cual tiene unos contextos de uso más restringidos en comparación con que. En lo que sigue, me referiré al pronombre en cuestión como el cual para abreviar, pero en realidad las formas que puede adoptar son cinco: el cual, la cual, lo cual, los cualeslas cuales.

Este pronombre aparece siempre encabezando una oración subordinada de relativo. Sus posibilidades de uso varían dependiendo de la naturaleza de esa oración. Como sabemos, hay dos tipos de oraciones de relativo:

a) oraciones de relativo especificativas

b) oraciones de relativo explicativas

Con las primeras, solamente podemos utilizar el cual si lleva delante una preposición. Es decir, la siguiente oración es correcta:

(1) Este es el libro sobre el cual hemos hablado en clase.

El pronombre el cual se puede sustituir aquí perfectamente por el que:

(2) Este es el libro sobre el que hemos hablado en clase.

En cambio, esta otra oración es incorrecta porque no hay preposición:

(3) Valle-Inclán es un escritor el cual se caracteriza por su prosa rica y refinada.

La única posibilidad es que:

(4) Valle-Inclán es un escritor que se caracteriza por su prosa rica y refinada.

Usos incorrectos como los de (3) son típicos en textos redactados por personas que se sienten inseguras en el uso de la lengua escrita. Como el cual es más largo que su alternativa que, les parece más importante y, por tanto, más propio de la lengua escrita. Para ellos, el tamaño importa.

La segunda posibilidad es la de su uso en oraciones de relativo explicativas. Aquí no hay restricciones. Podemos utilizar el cual tranquilamente. Los dos ejemplos siguientes son correctos:

(5) Me estuvo explicando todas sus aventuras, las cuales me eran perfectamente indiferentes.

(6) Tus gustos, sobre los cuales prefiero no discutir, resultan bastante sorprendentes.

Destaco las comas en las oraciones de relativo de arriba para que se aprecie claramente que son explicativas. También podemos utilizar que en contextos como los de (5) y (6). Puedes comprobarlo tú mismo si haces la sustitución.

Una pequeña nota ortográfica antes de terminar: el relativo el cual se escribe sin tilde. No hay que confundirlo con el interrogativo o exclamativo cuál, que se escribe con tilde diacrítica.

Haz un ejercicio. Será lo mejor.

Oraciones de relativo explicativas

Las oraciones de relativo explicativas funcionan como un inciso respecto de la oración principal. Vamos a ver primero un ejemplo y a continuación aclararemos a qué nos referimos exactamente. La secuencia destacada en negrita en (1) es una oración de relativo explicativa:

(1) Don Sisebuto, que estaba secretamente enamorado, era un caballero a la antigua.

Cuando digo que funcionan como un inciso, a lo que me refiero es a que introducen una información que es accesoria. Nos dan una explicación adicional (de ahí su nombre), pero que no pasa de ser un añadido prescindible.

Para que veas que, efectivamente, se comportan como un inciso, prueba a quitar en (1) la oración de relativo y a colocar entre las comas las siguientes secuencias, que tienen una naturaleza muy variada y no son, ni mucho menos, oraciones de relativo:

(2) el muy cursi

(3) ¡ay!

(4) persona honrada de la cabeza a los pies

(5) para qué nos vamos a engañar

Lo que tienen en común todas esas secuencias es que se trata de añadidos que se incrustan en la oración principal, pero que no alteran su sentido. Esta nos sigue hablando en todos los casos de lo antiguo que era Sisebuto.

Por aquí podemos enlazar fácilmente con la otra característica de estas oraciones: la información que introducen es prescindible. Como son un mero añadido, podemos eliminar cualquier oración de relativo explicativa sin que se altere el sentido de la oración principal. Si hacemos eso con el ejemplo (1), lo que nos queda es lo siguiente:

(6) Don Sisebuto era un caballero a la antigua.

El ejemplo (6) es una oración completa y su sentido no ha cambiado en comparación con (1). Lo único que hemos hecho ha sido quitarle los añadidos.

En la lengua oral, las oraciones de relativo explicativas se reconocen por dos cosas: a) se marca una pausa al principio y al final; y b) la entonación desciende respecto del nivel de la oración principal y después recupera ese nivel; o sea, bajamos un escalón y después volvemos a subirlo para indicar que retomamos el hilo de lo que estábamos diciendo. En la lengua escrita es obligatorio situarlas entre comas. Todo esto permite diferenciarlas de las oraciones de relativo especificativas, que son el otro tipo que existe.

De sus compañeras especificativas nos ocuparemos en otro artículo porque para aprender bien las cosas es mejor no mezclarlas, sino aprender primero una y, cuando esa ya se domina, lanzarse a por otra. También nos ocuparemos en otro momento de la noción de oración de relativo. De momento, la daremos por sabida.

Soluciones: laísmo

Aquí tienes las soluciones al ejercicio sobre el laísmo. Cada oración vale un punto.

a) Es correcto: “A la marquesa de Monteañoso la han visto en compañía de un tal Sisebuto”. El pronombre funciona aquí como complemento directo del verbo ver y por eso la forma correcta es la.

b) También correcto: “Él, cariñosamente, la llama Fifí”. Esta oración se presta a errores de análisis sintáctico. Para entender por qué se utiliza aquí la, hay que darse cuenta de que Fifí no es en ningún caso un complemento directo, sino un complemento predicativo que nos dice algo sobre el complemento directo, que es la.

c) Incorrecto. Debe decir: “A la marquesa le dio un disgusto muy gordo el bribón de Sisebuto”. Un disgusto muy gordo es el complemento directo y le es el indirecto.

d) Incorrecto. Lo que debe decir es: “A la pobre Fidelia siempre le salía todo mal”. Mal es un complemento predicativo y le es el complemento indirecto.

e) Correcto: “Los empleados del hotel la oyeron gritar acaloradamente”. La oración de infinitivo gritar acaloradamente es un complemento predicativo. La está utilizado correctamente como complemento directo.

f) Incorrecto. Debe decir esto otro: “Estaba claro que la broma no le había sentado nada bien”. Es un caso análogo al de la oración d).

g) Incorrecto. Una vez corregida, la oración queda así: “Después le dijo por fin toda la verdad”. Complemento directo: toda la verdad; complemento indirecto: le.

h) También es incorrecta. Lo correcto es esto otro: “Él solamente le pedía poder estar cerca de ella”. El complemento directo es poder estar cerca de ella, mientras que le funciona como complemento indirecto.

i) Es correcta: “Señora, la saluda rendidamente su seguro servidor S.N.”. No obstante, podríamos utilizar también le. Se trataría entonces de un caso de leísmo de cortesía.

j) Es incorrecta. Lo correcto es esto: “Sisebuto le escribía muy a menudo”. Hay un complemento directo sobrentendido que podría ser, por ejemplo, cartas: Le escribía cartas muy a menudo.

Si todavía tienes dudas, consulta el artículo sobre el laísmo.

Ejercicios: laísmo

¿Está correctamente utilizado el pronombre la(s) en las siguientes oraciones? Si es correcto, debes decirlo; si es incorrecto, debes corregirlo.

a) A la marquesa de Monteañoso la han visto en compañía de un tal Sisebuto.

b) Él, cariñosamente, la llama Fifí.

c) A la marquesa la dio un disgusto muy gordo el bribón de Sisebuto.

d) A la pobre Fidelia siempre la salía todo mal.

e) Los empleados del hotel la oyeron gritar acaloradamente.

f) Estaba claro que la broma no la había sentado nada bien.

g) Después la dijo por fin toda la verdad.

h) Él solamente la pedía poder estar cerca de ella.

i) Señora, la saluda rendidamente su seguro servidor S.N.

j) Sisebuto la escribía muy a menudo.

Consulta ahora las soluciones.

Soluciones: leísmo

Pues bien, aquí tienes las soluciones al ejercicio sobre el leísmo. Como de costumbre, cada oración vale un punto.

a) —¿Qué es de Sisebuto? —No sé, hace mucho que no le veo. Correcto: en este caso tenemos leísmo, pero es un leísmo correcto porque se refiere a un hombre y está en singular; es un uso típico del habla de Castilla; la mayoría de hablantes, sin embargo, utilizaría aquí la forma etimológica hace mucho que no lo veo, que, naturalmente, es correcta.

b) —¿Qué es de la marquesa? —No sé, hace mucho que no se le ve por aquí. Correcto. Sí, aunque te pueda parecer sorprendente, este uso del pronombre es correcto. Lo que tenemos aquí es un leísmo de persona femenino, que normalmente es incorrecto; pero este es un caso especial porque ese leísmo aparece en una construcción impersonal con se y entonces sí que se acepta. De hecho, muchos hablantes que en general no son leístas utilizan este tipo de construcciones. Por supuesto que sería correcto Hace mucho que no se la ve.

c) ¡Ay!, el pasaporte me lo he dejado encima del piano. Era incorrecto. Se trataba de un leísmo de cosa que ya hemos corregido cambiándolo por el pronombre lo.

d) Sí, y además a los muy sinvergüenzas los vieron saliendo de una joyería con el carrito de la compra. Era incorrecto. Se trataba de un leísmo de persona en plural. Lo que tenía que aparecer ahí era el pronombre lo, que es lo que hemos puesto ahora.

e) Y sin más que decir, señora, le saluda atentamente su seguro servidor S. N. Esta oración es correcta. Se trata de un caso especial denominado leísmo de cortesía. No sé a qué estás esperando para leer el artículo al que conduce el enlace.

f) A la marquesa de Monteañoso le han descubierto un amante. El uso del pronombre es aquí perfectamente correcto. Ese le es un complemento indirecto, el amante es el complemento directo (¡ejem!) y no hay leísmo por ninguna parte.

g) A la marquesa de Monteañoso la han sorprendido en Saint-Tropez acompañada de un tal Nonato. Teníamos un leísmo de persona femenino que era incorrecto. Ese pronombre desempeña la función de complemento directo y, por tanto, tiene que ser necesariamente la.

h) A estos periodistas siempre se les tiene que ocurrir alguna historia. No hay leísmo alguno. La construcción no puede ser más correcta. El pronombre les desempeña en esa oración la función de complemento indirecto, como debe ser.

i) A Sisebuto y a la marquesa se les ha visto en Saint-Tropez. Este uso es correcto. Se trata nuevamente de un caso especial de leísmo en construcciones impersonales con se. Alterna con la construcción también correcta se los ha visto.

j) ¿Ese esmoquin te lo piensas poner o lo guardamos ya? Se trataba de un leísmo de cosa, que es siempre incorrecto.

Si todavía tienes dudas, te conviene leer el artículo sobre el leísmo.

Ejercicios: leísmo

¿Está utilizado correctamente el pronombre le(s) en los ejemplos que aparecen a continuación? Si está bien, tienes que decirlo y si está mal, tienes que corregirlo. Te advierto que algunas de las oraciones no son fáciles.

a) —¿Qué es de Sisebuto? —No sé, hace mucho que no le veo.

b) —¿Qué es de la marquesa? —No sé, hace mucho que no se le ve por aquí.

c) ¡Ay!, el pasaporte me le he dejado encima del piano.

d) Sí, y además a los muy sinvergüenzas les vieron saliendo de una joyería con el carrito de la compra.

e) Y sin más que decir, señora, le saluda atentamente su seguro servidor S. N.

f) A la marquesa de Monteañoso le han descubierto un amante.

g) A la marquesa de Monteañoso le han sorprendido en Saint-Tropez acompañada de un tal Nonato.

h) A estos periodistas siempre se les tiene que ocurrir alguna historia.

i) A Sisebuto y a la marquesa se les ha visto en Saint-Tropez.

j) ¿Ese esmoquin te le piensas poner o lo guardamos ya?

Ahora consulta las soluciones.