Archivo de la categoría: léxico

Soluciones: etimología popular

Aquí tienes las soluciones al ejercicio sobre expresiones formadas por etimología popular. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) Hoy vamos a comer algo ligerito: de primero canalones canelones Rossini y de segundo un codillo asado. [Aquí se produce un cruce con la palabra canalón, que es propiamente un conducto para que baje el agua de los tejados].

b) De postre puedes tomar lo que más te guste: piña, manzana, mondarinas mandarinas, arroz con leche o tiramisú. [Mondarina surge por asociación con mondar. El origen de mandarina, en cambio, es muy diferente].

c) No te vayas por ahí con las andalias sandalias, que te vas a clavar algo en el pie. Ponte unos zapatos en condiciones. [Si sirven para andar, ¿qué más natural que llamarlas andalias? Pues no, lamentablemente, no. Se ha producido un reanálisis].

d) La ideosincrasia idiosincrasia de nuestro país es algo único en el mundo. [Aquí no se ha reconocido el prefijo idio-, que significa 'propio', sino que se ha producido una asociación con idea].

f) Para subir al santuario lo mejor es que se cojan el telesférico teleférico porque hay una buena cuesta. [Aquí la palabra esfera ha desplazado a fero, que significa 'llevar, transportar'. Un teleférico es, etimológicamente, un aparato que te transporta a distancia, que te lleva lejos de donde estás].

g) Los servicios de rescate llegaron en alicóptero helicóptero y evacuaron inmediatamente a las víctimas. [Se produce un cruce con ala, probablemente, por la capacidad de volar y por la forma de las hélices].

h) Ten cuidado, a ver si se va a formar un cortacircuitos cortocircuito y nos vamos a quedar sin luz. [La idea de cortar ha desplazado a corto 'de pequeña extensión'].

i) Este lavabo no traga. Me va a tocar abrir el bote sinfónico sifónico. [Ojalá se pudieran oír sinfonías con arrimar el oído al desagüe. No, la realidad es mucho más pedestre. Un bote sifónico es una instalación que forma un sifón en las tuberías].

j) Espérate, que te sujeto eso con esparatrapo esparadrapo. Así no puedes ir por la calle. [Aquí es un trapo lo que se nos ha colado].

Ejercicios: etimología popular

En las siguientes oraciones vas a encontrar diez ejemplos de etimología popular. Sustitúyelos por las expresiones correctas correspondientes. Mira las soluciones cuando termines.

a) Hoy vamos a comer algo ligerito: de primero canalones Rossini y de segundo un codillo asado.

b) De postre puedes tomar lo que más te guste: piña, manzana, mondarinas, arroz con leche o tiramisú.

c) No te vayas por ahí con las andalias, que te vas a clavar algo en el pie. Ponte unos zapatos en condiciones.

d) La ideosincrasia de nuestro país es algo único en el mundo.

f) Para subir al santuario lo mejor es que se cojan el telesférico porque hay una buena cuesta.

g) Los servicios de rescate llegaron en alicóptero y evacuaron inmediatamente a las víctimas.

h) Ten cuidado, a ver si se va a formar un cortacircuitos y nos vamos a quedar sin luz.

i) Este lavabo no traga. Me va a tocar abrir el bote sinfónico.

j) Espérate, que te sujeto eso con esparatrapo. Así no puedes ir por la calle.

Etimología de ‘carro’

Carro es una de las pocas palabras de origen celta que tenemos en español. Nos llega por mediación del latín carrus desde una lengua celta ya desaparecida: el galo.

Los romanos tomaron prestada esta palabra para denominar al carro céltico, que no solo constituía un poderoso medio de transporte, sino que además les otorgó a los pueblos celtas una ventaja militar que resultó decisiva en su fuerte expansión por el continente europeo.

Carro se relaciona también con correr. Las dos palabras son, probablemente, descendientes de una raíz indoeuropea más antigua que heredaron tanto el latín como el celta.

Abdicar

El verbo abdicar tiene dos sentidos y cada uno de ellos da lugar a construcciones diferentes.

1. En su sentido propio tan solo unos pocos pueden conjugarlo en primera persona. Para poder decir con propiedad yo abdico hay que ser rey, emperador o similar. En este uso es un verbo transitivo. Los sustantivos que puede tomar como complementos son muy limitados. Normalmente es la corona, a veces el trono; en cualquier caso, ese complemento se referirá obligatoriamente a la dignidad a la que se renuncia. Lo mejor para entender todo esto es que veamos un ejemplo:

(1) Su majestad el rey don Juan Carlos I de Borbón abdica la corona de España [Ley Orgánica de Abdicación, 18-6-2014].

También podemos expresar a quién se le traspasa la dignidad a la que se renuncia. Para esto se utiliza un complemento que va introducido por la preposición en:

(2) El rey Juan Carlos tira la toalla y abdica la corona en su hijo con una fortuna personal que alcanzaría los 1.600 millones de euros [Economía Digital (España), 2-6-2014].

El complemento en cuestión también puede ir introducido con la expresión en favor de.

(3) Juan Carlos I abdica la corona en favor de su hijo Felipe [El Informador (México), 26-6-2014].

Este verbo, como ocurre muchas veces con los verbos transitivos, admite también un uso absoluto:

(4) El rey abdica [Titular de El Mundo (España), 3-6-2014].

Esto no tiene mayor misterio. Es lo mismo que ocurre cuando decimos Luisito come empanadillas o Luisito come.

2. Además de este uso propio existe otro figurado en el que significa ‘renegar de algo, hacer dejación de algo':

(5) El PSOE no puede abdicar de su memoria republicana [La Vanguardia (España), 18-6-2014].

Esta versión de abdicar es portadora de connotaciones francamente negativas. Nos encontramos en este caso con un verbo intransitivo. El complemento va introducido por la preposición de, tal como podemos observar en el ejemplo (5).

Siempre es un error utilizar la preposición a con el verbo abdicar. No debemos formar construcciones como abdicar a. Podemos encontrar ocasionalmente el sentido propio construido como abdicar de (abdicar de la corona). Conviene advertir al respecto que se trata de una forma carente de prestigio y que muchos hablantes la rechazarán directamente como incorrecta. Evítala.

Yo me resistía a escribir este artículo. Sin embargo, han sido tantas las personas que me han preguntado por este verbo desde la reciente abdicación del rey de España que al final no me ha quedado más remedio.

Soluciones: excavar, escarbar

A continuación encontrarás resuelto el ejercicio de uso de excavar escarbar. Cada respuesta correcta vale un punto.

a) Mira, hay un conejo escarbando entre las matas.

b) Este verano lo voy a pasar excavando en Egipto con un equipo de arqueólogos.

c) Es necesario excavar para mejorar la cimentación del edificio.

d) La candidata afirmó que no era bueno escarbar en el pasado del país.

e) No hace falta escarbar demasiado en los datos para darse cuenta de que ha aumentado la desigualdad.

f) ¿Qué haces ahí, escarbando en la basura?

g) Un equipo de historiadores excavará en el convento de las trinitarias en busca de los restos de Cervantes.

h) Excavar una galería con una tuneladora resulta más rápido y más barato.

i) El escarbar es un comportamiento natural para los perros.

j) El excavar, en cambio, es un comportamiento natural para los arqueólogos y ciertos tipos de ingenieros.

Para más detalles consulta el artículo sobre los verbos excavar y escarbar.

Ejercicios: excavar, escarbar

Excavarescarbar son dos verbos que algunas personas confunden aunque no significan lo mismo. En este ejercicio tienes que decidir cuál de los dos utilizar.

a) Mira, hay un conejo e_________ando entre las matas.

b) Este verano lo voy a pasar e_________ando en Egipto con un equipo de arqueólogos.

c) Es necesario e_________ar para mejorar la cimentación del edificio.

d) La candidata afirmó que no era bueno e_________ar en el pasado del país.

e) No hace falta e________ar demasiado en los datos para darse cuenta de que ha aumentado la desigualdad.

f) ¿Qué haces ahí, e_________ando en la basura?

g) Un equipo de historiadores e_________ará en el convento de las trinitarias en busca de los restos de Cervantes.

h) E_________ar una galería con una tuneladora resulta más rápido y más barato.

i) El e_________ar es un comportamiento natural para los perros.

j) El e_________ar, en cambio, es un comportamiento natural para los arqueólogos y ciertos tipos de ingenieros.

Te están esperando las soluciones.

Ad hoc

Ad hoc es una expresión latina que se traduce literalmente como ‘para esto’, aunque en la práctica significa más bien ‘para este propósito’. Se utiliza para referirse a algo que está concebido específicamente para la ocasión, apartándose de lo que resulta normal o general en un determinado ámbito. Veamos un ejemplo de uso que nos ayudará a entenderla:

(1) En el fondo, lo que inquieta en los círculos científicos de la época es la posibilidad de que la propuesta newtoniana suponga una reaccionaria vuelta a las cualidades ocultas, ingeniadas ad hoc para cada ocasión [Manuel Cruz: Por un naturalismo dialéctico].

Inicialmente, ad hoc era propio del lenguaje especializado de la filosofía, el derecho, etc.; pero poco a poco se va abriendo camino en el habla general.

Tiende a cargarse de connotaciones negativas. A menudo se utiliza para dar a entender que estamos hablando de una solución de circunstancias, no demasiado elegante, para un problema que no se sabe bien cómo resolver. Esta implicación se puede detectar sin dificultad en el ejemplo (1) y también en este otro, procedente de un texto periodístico:

(2) Según fuentes parlamentarias, presentarán el recurso bajo el argumento de que es una ley ad hoc y está pensada «a medida» para una cuestión en concreto [El Diari de Tarragona, 8-4-2014].

Debe escribirse en cursiva, como todas las expresiones latinas de dos o más palabras. En textos manuscritos encerraremos estas palabras entre comillas. Tampoco está de más advertir que se trata de dos palabras independientes que no se deben enlazar con guion ni escribirse juntas. Su pronunciación es [adók].

En caso de duda, es preferible que utilices una expresión castellana que te permita expresar tu idea claramente y se pueda interpretar sin dificultad por tu interlocutor.

Soluciones: redundancia

Aquí tienes las soluciones al ejercicio sobre la redundancia. Cada expresión redundante que hayas detectado y arreglado vale un punto. Las soluciones que se proponen no agotan las posibilidades para resolver el ejercicio. Es posible encontrar otras también válidas empleando el sentido común.

a) me volvió a insistir: me insistió [dentro de la idea de insistir ya va la de volver; por cierto, olvídate de casuísticas del tipo "si ya insistió una vez y después insistió de nuevo..."; volver a insistir sigue siendo redundante en esos casos y lo mejor es evitar esta expresión].

b) divisas extranjeras: divisas [las divisas son monedas extranjeras; si no son extranjeras, no pueden ser divisas]

c) sal afuera: sal [el verbo salir ya lleva en su significado la idea de 'afuera'; por tanto, no debemos repetirla]

d) el erario público: se dice el erario (a secas) o el tesoro público; si no es público, no es erario (erario significa, precisamente, ‘tesoro público’)

e) sube arriba: sube [mientras no se invente el subir abajo, tampoco habrá necesidad de subir arriba]

f) falso pretexto: pretexto [si no es falso, no es pretexto]

g) bajar abajo: bajar [lo mismo que en e)]

h) A poder ser posible: se dice a ser posiblea poder ser; la idea de ‘poder’ ya va encapsulada en el adjetivo posible.

i) volver a repetir: repetir [la idea de 'volver' ya está en el significado de repetir; tampoco vale como excusa lo de "es que ya lo había repetido una vez y por eso ahora sí podemos decir que lo volvía a repetir"; volver a repetir es una expresión que más vale ir dejando de lado]

j) Como suele ser habitual: como es habitual, como es costumbre, como suele ocurrir [el verbo soler ya encierra en su significado la idea de habitualidad]

Ejercicios: redundancia

En los ejemplos siguientes vas a encontrar expresiones redundantes. Sustitúyelas por otras que no lo sean. Publicaré las soluciones mañana, martes 4 de febrero.

a) Ayer le vi y me volvió a insistir en que él no tenía culpa de nada.

b) Las reservas de divisas extranjeras del gobierno chino no han dejado de aumentar desde principios de siglo.

c) Susanita, sal afuera y mira si está lloviendo.

d) El rescate de las autopistas costará miles de millones que, como de costumbre, tendrán que salir del erario público.

e) Niño, corre, sube arriba y me bajas el paraguas, que se me ha olvidado.

f) La intervención militar se justificó con el falso pretexto de que era necesario defender los intereses de las minorías étnicas. En realidad, lo único que interesaba era hacerse con el control de los recursos naturales del país.

g) Pues como no venga él aquí… Yo, desde luego, no pienso bajar abajo.

h) A poder ser posible, me gustaría que se retrasara la fecha del examen.

i) Escúchame bien porque no te lo voy a volver a repetir: como no hagas todos los deberes, te quedas castigado.

j) Como suele ser habitual, el actor y los directores han paseado por la ciudad antes de acudir a la ceremonia de entrega de los premios.

Comprueba las soluciones para ver qué tal te han salido.

Etimología de ‘sábado’

Sábado es día de descanso. Lo es en la práctica y lo es en la etimología.

Su origen remoto está en el hebreo šabbat, que era el día de descanso de los judíos. El significado de esa palabra era simplemente eso: ‘descanso’.

Antes de aterrizar en el castellano, pasó por un par de etapas intermedias. Desde el hebreo se introdujo en el griego con la forma sábbaton y a través de esta lengua llegó al latín del cristianismo como sabbatum.

Así fue como consiguió desplazar al antiguo día de Saturno (dies Saturni), del que todavía queda memoria en el inglés Saturday.

La evolución desde el hebreo al castellano, resumida, queda así:

(1) šabbat > sábbaton > sabbatum > sábado

Aunque pueda parecer muy diferente, el castellano sábado tiene el mismo origen que el francés samedi y el alemán Samstag. Estas dos formas, a su vez, tienen más en común de lo que parece. Ambas dan testimonio de otra rama de la evolución desde el hebreo. Para empezar, las dos incorporan la palabra día:

(2) same-di

(3) Sams-tag

Lo segundo que las une es que proceden de una versión popular del griego sábbaton:

(4) sámbaton

De ahí debió de salir una forma latina sambatum.

Sábado constituye un hermoso ejemplo de cómo, en cuanto empezamos a arañar en la superficie, comprobamos que es mucho lo que une al vocabulario de las lenguas europeas, incluso cuando no lo parece a simple vista.